Día Mundial del Melanoma

Compartir

La piel es el órgano más grande del cuerpo y tiene la misión de protegernos de la temperatura, del sol y de las infecciones.

Este 23 de mayo procura la toma de conciencia, al celebrarse el Día Mundial del melanoma sobre la importancia del diagnóstico precoz de este tipo de cáncer.

El melanoma representa el 4% de los tumores malignos de la piel y sigue siendo el responsable del 80% de las muertes de este tipo de tumores.

En los últimos 25 años la incidencia del cáncer de piel se ha incrementado a nivel mundial. Solo en España ha aumentado un 38% en los últimos cuatro años, y se prevé que se mantenga esta tendencia en las siguientes dos o tres décadas. Solo en 2017 se diagnosticaron 5.186 nuevos casos.

A pesar de ello, la tasa de supervivencia del melanoma en estadios iniciales es mayor del 90%, mientras que en las fases más avanzadas la supervivencia desciende al 15%.

Por eso es fundamental un diagnóstico precoz que se consigue analizando nuestra piel. La piel es nuestro órgano más extenso, requiere de un cuidado constante y la exposición prolongada al sol constituye uno de los principales factores de riesgo para desarrollar melanoma.

Los cambios en nuestra piel pueden ser el primer síntoma de melanoma. Por eso es importante analizar nuestros lunares y su apariencia.

Los profesionales hacen referencia a algunas consideraciones para acudir al dermatólogo, cuando se presentan.

A: Asimetría
B: Borde irregular, ondulado o mal definido
C: Variación del color
D: Aunque el diámetro del melanoma suele ser grande (6mm) puede ser más pequeño al principio
E: Evolución o cambio en tamaño, forma o color