Florencio Molina Campos pintó a sus personajes con humor y un cierto expresionismo únicos

Compartir

Florencio Molina Campos fue un dibujante y pintor argentino, conocido por sus típicos dibujos costumbristas de la pampa.

Sus obras, durante décadas se hicieron populares ya que una empresa las había impreso en almanaques que no faltaban en ninguna casa, sobre todo en la zona rural. Esa obras gauchescas tuvieron repercusión internacional. Las obras de un artista entraban en los hogares en forma gratuita.

Había nacido en Buenos Aires, el 21 de agosto de 1891 y falleció hace 60 años,  el 16 de noviembre de 1959.

Muy rápidamente la notoriedad de Molina Campos sobrepasa las fronteras de Argentina, y desde 1931 nunca deja de surcar el mundo, invitado por diferentes gobiernos como representante cultural de su país. Ese mismo año realiza su primera muestra en París.

En 1942, Molina Campo es contratado por su amigo Walt Disney, como asesor técnico del equipo de diseñadores de los estudios Disney, para la realización de 3 nuevas películas, que estarán fuertemente influenciadas por el trabajo y la visión del pintor argentino. Probablemente no lo sabías, pero fue Molina Campos quien dirigió la dirección artística del famoso dibujo animado Bambi. Los animales y árboles de la película recuerdan fuertemente las pinturas del caricaturista.

Posteriormente, también, participó en la creación de dibujos animados cortos, aún en el marco de Walt Disney Company, como El Gaucho Goofy, que se estrenará en 1943. Ocho años después, colaboró ​​en el póster original de la exitosa película Alicia en el país de las maravillas.

Finalmente, al no compartir algunas ideas que el consideraba descabelladas en los estudios Disney para representar a los gauchos, decidió renunciar.

Al año siguiente, Molina Campos firmó un contrato con la compañía estadounidense Mineapolis-Moline, por lo que ilustra entre 1944 y 1958 una serie de almanaques similares a los de Alpargatas, así como varios productos derivados.

En 1959, Florencio Molina Campos muere en su país natal, dejando atrás un importante legado artístico.

Con una imaginación visual única, Florencio Molina Campos está en la lista de los artistas argentinos más populares del siglo XX. Sus pintorescas obras pusieron la belleza de la Pampa y su gente en un pedestal, y le valieron, entre muchos otros reconocimientos, la medalla de oro del V Salón de Dibujantes Argentinos en 1950.

Los Museos, Florencio Molina Campos en Moreno y Las Lilas en San Antonio de Areco, presentan una colección única de obras originales del artista.