domingo, enero 16, 2022

Torrado Mosconi: “La paz en el mundo debe comenzar con la conversión personal y la paz individual”

Foto 13 (1)

Desde este martes 13, todos los días 13 de cada mes se harán oraciones en la Parroquia de Fátima de Nueve de Julio camino a convertirse en Santuario.

La celebración estuvo a cargo de Monseñor Ariel Torrado Mosconi quien resaltó que “La paz en el mundo debe comenzar con la conversión personal y la paz individual”.

Con estas palabras sintetizó el obispo de Santo Domingo el mensaje de la Virgen de Fátima durante la primera charla  que se realizó esta tarde-noche  en la parroquia que lleva su nombre en Avda. Cardenal Pironio y Mendoza.

Como estaba previsto este martes se realizó un encuentro para ahondar en el mensaje y en la espiritualidad mariana. Ésta es una de las actividades, entre otras tantas previstas, para estos meses de preparación, especialmente los 13 de cada mes, hasta que la parroquia ascienda a la categoría de santuario.

La primera charla estuvo a cargo de Monseñor Ariel Torrado Mosconi, quien resaltó que el mensaje de la Virgen de Fátima es que los cristianos deben orar y trabajar para lograr la paz en el mundo. “La Virgen nos llama a implorar por la paz mundial, pero debe comenzar con la conversión personal que nos conducirá a la paz individual”, remarcó el prelado.

Por otra parte señaló las tres instancias intermedias que deben recorrer  los cristianos, según la virgen, para llegar a ese fin: la de la oración, la de la penitencia y la conversión.

La primera instancia, la oración

Exhortó especialmente a tener cada día momentos de silencio y recogimiento. “No se puede tener paz sin una rica vida interior, si se vive en medio del ruido desde que nos despertamos hasta que nos dormimos”.

Para llegar a esta instancia el obispo diocesano propuso realizar una serie de talleres reflexivos para leer e interpretar la Palabra de Dios, según el método de la lectio divina. Asimismo destacó cómo la oración del rosario, recomendada por la Virgen, es una rica fuente de espiritualidad.  En este sentido afirmó “Debemos encontrar a Dios que habita en nuestra alma a través del silencio. Hoy vivimos en un mundo de mucho ruido, vivimos hacia afuera y estamos más pendiente de lo de afuera que de lo de adentro y es, justamente, allí donde Dios habita. Para que exista verdadera espiritualidad mariana se debe escuchar a Dios”. En este sentido diferenció al cristianismo con otras espiritualidades en que la meditación se centra en el diálogo con uno mismo.

Penitencia y conversión nos conducen a la paz

El obispo luego se detuvo en las otras dos instancias: la de vivir en penitencia como modo para “soportar con paciencia las penalidades de la vida” y la de lograr la conversión personal como primer paso hacia la conversión del mundo entero.  “María nos pide oración y penitencia para la conversión del mundo. Pero primero debemos pasar por la conversión de nosotros mismos. Y esta actitud de conversión, debe ser permanente y constante en un cristiano”, subrayó.

Justamente “el fruto de la conversión es la paz interior, la paz espiritual… La Virgen nos llama a implorar y a trabajar por la paz en el mundo, pero esa paz debe comenzar con la conversión personal y la paz individual”, concluyó.

El encuentro que comenzó con la misa a las 7, 15 de la mañana y se prolongó a lo largo de todo el día en adoración eucarística, realizada por turnos, culminó con la bendición solemne con el Santísimo Sacramento a las 19 horas y la plática del obispo sobre la espiritualidad mariana de Fátima. Al finalizar el encuentro se hizo una convocatoria abierta para el próximo 13 de julio en donde continuarán ahondando sobre las revelaciones y la espiritualidad mariana, así como también en las actividades a realizar para el embellecimiento del templo y en pos de la creación del santuario el próximo 13 de octubre.

Foto 7Foto 5 (1)Foto 10Foto 1 (5)Foto 8 (3)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias