martes, enero 25, 2022

Autorizan medicamentos en base a la planta de cannabis

La Administración Nacional de Medicamentos Alimentos y Tecnología Medica – Anmat – dio a conocer que recibió cinco solicitudes para el ingreso “por uso compasivo” de productos que contienen “aceite de cáñamo sabor chocolate y presenta un perfil de cannabinoides”.

El cannabis es la planta de cuyo cogollo (flor) se obtiene la marihuana, y su uso medicinal y recreativo está prohibido en Argentina.

La Administración explicó que tomó la decisión luego de reunirse con profesionales de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (Sedronar), del Cuerpo Médico Forense de la Suprema Corte de Justicia, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires y del Hospital Fernández.

“Teniendo en cuenta los casos presentados y las conclusiones de los especialistas, la Anmat autorizó, vía excepción, la importación de los mismos”, señaló el ente estatal.

La primera autorización la consiguieron Laura Alasi y su marido Fernando Vilumbrales, para tratar el síndrome de West o síndrome de los espasmos infantiles, una encefalopatía epiléptica infantil, con la que convive su hija Josefina de tres años.

“Necesitamos contención estatal y médica. Ahora Anmat autorizó a cuatro personas más, además de mi hija, a utilizar aceite de cannabis, pero falta que tengamos una ley”, dijo Alasi a Télam.

Su hija, cuando tenía siete meses, llegó a tener 700 convulsiones diarias y debía consumir hasta 10 medicamentos.

Laura y Fernando lograron en noviembre del año pasado convertirse en los primeros en conseguir autorización estatal para importar legalmente la sustancia cannábica desde los Estados Unidos.

“El costo (del producto) es de 250 dólares, más el envío, que en principio nos dura ocho meses, pero ahora, sólo tres, ya que vamos cambiando la dosis con asesoramiento de médicos que nos guían. Josefina está mucho mejor”, contó la mamá.

“Necesitamos que se trate en el Congreso y se legisle el cultivo medicinal en el país. Es impresionante la cantidad de consultas que recibimos luego de que hiciéramos pública la situación de nuestra hija”, agregó.

Ante esta realidad, este sábado 27 se realiza en la localidad balnearia de Villa Gesell un seminario de cannabis medicinal del cual participarán profesionales y pacientes.

El médico Marcelo Morante, investigador del área de dolor de la Universidad Nacional de La Plata; Ana García Nicora, fundadora de Cannabis Medicinal Argentina (Cameda); y el abogado Alejandro Corda, de la asociación Intercambios, serán expositores.

También estará Diego Nutter, que hablará de tipos de cultivos medicinales y el intendente de la localidad bonaerense de General Lamadrid, Martín Randazzo, quien explicará la experiencia que se realiza en su municipio cultivando la planta con fines médicos.

Familiares y pacientes completarán la jornada “donde nos encontraremos para visibilizar las cientos de situaciones que existen. Necesitamos contención”, aseveró Alasi.

Quienes quieran solicitar autorización para utilizar estas sustancias deben realizar el trámite en el Servicio de Comercio Exterior del Instituto Nacional de Medicamentos (Iname), ubicado en la avenida Caseros 2161, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, consignó Anmat.

La historia reciente es esta. El Estado argentino, a través del Anmat, autorizó– en octubre de 2015 – por primera vez la importación de aceite de cannabis para uso medicinal. Detrás de este hecho de importancia histórica está la vida de Josefina, una niña de dos años y medio de edad que padece el Síndrome de West, un tipo de epilepsia que le produce hasta 20 convulsiones por día.

Luego de que fracasaran todas las alternativas propuestas por los especialistas que atendieron a su hija, Laura recibió una noticia reveledora: un extracto de la planta de cannabis que contiene alta concentración de cannabidiol (CBD), uno de los compuestos no psicoactivos del cannabis, había detenido las más de 300 convulsiones diarias de Charlotte Figi, una chica de Estados Unidos.

Eso condujo a los padres de Josefina más allá del prejuicio y, sin apoyo médico alguno, tomaron la decisión de probar con aceite de cannnabis extraído de forma casera. Las convulsiones disminuyeron progresivamente hasta desaparecer. Sin embargo, los riesgos de tener que producir o adquirir aceite de cannabis ilegalmente eran demasiado altos. En la búsqueda desesperada de una alternativa que permitiera la continuidad del tratamiento, Laura presentó ante la Anmat, el organismo del estado que regula la producción y circulación de fármacos y medicamentos, una carta solicitando la autorización para importar aceite de cannabis producido por la empresa estadounidense CW Botanicals. Sin mediar grandes trámites burocráticos, el Anmat expidió el permiso de importación “para uso compasivo”.

“Al principio tuve miedo, sobre todo cuando tuve que cultivar plantas, pero cuando empecé a ver los cambios que tuvo el cannabis en Josefina fui dejando de tenerlo, mi único miedo es no tener el aceite para mi hija”, dijo a THC Laura, horas antes de partir rumbo a la aduana a retirar la primera partida de la medicina.

La lucha de Laura y Josefina abrió un importante camino para otras personas que precisan importar este aceite. En el sitio www.cannabismedicinal.com.ar, creado por un grupo de padres de niños con diversos tipos de epilepsia que están siendo tratado con aceite de cannabis, se encuentran todos los datos necesarios para solicitar al Anmat la autorización del pedido de importación del mismo extracto que le permitieron entrar al país a Laura.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias