Hace 96 años nacía María Eva Duarte

Compartir

Desde la Unidad Básica Juan Domingo Perón la recuerdan con mensaje de homenaje

A través de un documento que firman el Secretario General de la Unidad Básica Juan Domingo Perón, Alberto Capriroli, y la titular de la  Secretaría de la Mujer, Marta Tarantino, se recuerda un nuevo aniversario del natalicio de María Eva Duarte.Eva Perón

El mensaje se denomina “Eva Perón, Jefa Espiritual de la Nación” y dice textualmente:

Se llamaba Evita: esperanza y lucha por los más humildes. Su fuerza avallasadora transformo las ideas elitistas en conciencia colectiva. No fue un mito.

El reconocimiento de las masas testimonia la efectividad de su rol público y su compromiso intuitivo con los sectores populares.

La argentina visible de los años 30 mostraba el rostro del fraude, la injusticia y la desigualdad. La Argentina invisible con Eva Perón, provoco un fenómeno de   características   propias,   inéditas;   para convertirse en el paradigma de la justicia social.

Atrevida,   impetuosa,   modificó   con   hechos   concretos, trascendiendo  la época.  Su accionar  partió de un  reconocimiento espontáneo de los nuevos movimientos sociales, no enmarcados en partidos políticos, sindicatos o grupos de interés.

Mujeres, niños, jóvenes, ancianos y enfermos, fueron el motor de su Fundación: una forma de gestión popular basada en el principio de solidaridad y no en el de caridad.

Alentó el desarrollo de  la persona antes que el asistencialismo. Promovió   el   crecimiento   material   y   espiritual,   apostando   a   la esperanza para un mundo mejor. Fueron   necesarios   su   genio   y   fuerza   de   voluntad   para   que aquellos   nobles   principios   trascendieran   el   marco   teórico, constituyendo una fuente inagotable de vida.

 “…Dejé a un lado mis sueños para vigilar los sueños de otros, agoté mis fuerzas  físicas para  reanimar   las  fuerzas de mis hermanos.  Mi  alma  lo sabe, mi cuerpo lo ha sentido… Les ofrezco todas mis energías para que mi cuerpo pueda ser un puente tendido hacia la felicidad de todos. Pasen por él… hacia el destino supremo de nuestra patria. Me daré toda…” Eva Perón (1949)