Encuentro Diocesano de Catequistas

Compartir

El obispo diocesano Monseñor Ariel Torrado Mosconi manifestó su postura sobre la educación sexual. “Quiero que haya educación sexual en las escuelas y en la catequesis en las parroquias. Pero educación sexual para el amor”, remarcó ante los 370 catequistas de la diócesis que se reunieron el sábado en la parroquia Nuestra Señora del Pilar de Los Toldos.

“El sueño de Dios es que seamos felices y la felicidad no se encuentra encerrados en nosotros mismos sino en el amor”, recordó en el Encuentro Catequístico Diocesano 2019 (ENCADI). “La atracción sexual y el deseo del hombre hacia la mujer y de la mujer hacia el hombre nos demuestra que estamos hechos para el amor. Y el amor es el único camino a la felicidad plena”, resaltó.

Durante la apertura del ENCADI exhortó a los presentes a llevar “claridad” y a transmitir “la belleza de la sexualidad humana en medio de tanto desprecio al cuerpo y al ser humano. Ante estas miradas materialistas y parciales, debemos dar la buena noticia de la sexualidad como un llamado al amor, a la familia, al matrimonio”.

Asimismo manifestó su preocupación por las grandes camadas de jóvenes que no tienen vocación para formar una familia. “En un mundo de tanta confusión debemos llevar la luz del Evangelio para mostrar la belleza de nuestra manifestación humana hacia el amor”.

El ENCADI estuvo organizado por la Junta Diocesana de Catequesis, que preside el padre Juan Carlos Pellegrino. Este año se desarrolló bajo el lema ¨Educar para el Amor¨ y se centró en el controvertido tema de la educación sexual.

La médica y religiosa María Martha Cúneo fue la conferencista principal de la jornada. Comenzó disertando sobre las diferencias entre el hombre y la mujer desde la óptica de las Neurociencias y continuó con un enfoque filosófico sobre la formación de la subjetividad del género. Para finalizar expuso sobre situaciones reales que viven las escuelas y parroquias y sobre cómo la comunidad cristiana debe enfrentar estos nuevos desafíos.

Cabe recordar que María Martha es médica por la Universidad de Buenos Aires y doctora en Teología Moral con especialidad en Bioética por la Pontificia Universidad Lateranense, Academia Alfonsiana de Roma (Italia). También es docente en la Facultad de Teología de la Universidad Católica Argentina y en el Instituto de Estudios Teológicos Salesiano.  También es miembro del Comité de Bioética Clínica del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, Miembro de las subcomisiones de Ética y de Humanidades de la Sociedad Argentina de Pediatría.

Luego de la disertación, se desarrollaron talleres de trabajo en grupos.

La jornada culminó con la misa, en donde Monseñor Ariel exhortó a los presentes a renovar su vocación de catequistas y “a transmitir la belleza del amor al que estamos todos llamados”.  “La felicidad no está en el éxito, no está en el poder, no está meramente en el placer ni en el bienestar, ni en pasarla bien, ni en  viajar mucho, ni en hacer cosas que nos generen adrenalina…La felicidad está en el amor, sino nuestro corazón queda vacío. Eduquemos en la sexualidad pero para el amor, que es lo que hace plena a la persona humana”.