Hay una deuda social con el derecho natural al agua potable de los habitantes