A 26 años de la muerte de Arturo Frondizi

De origen correntino, Arturo Frondizi había nacido en Paso de los Libres, el 28 de octubre de 1908 y falleció en Buenos Aires, 18 de abril de 1995.

Fue el decimotercer hijo de Isabella Ércoli y de Giulio Frondizi, que concibieron 14,  ocho varones y seis mujeres.  De su padre aprendió el arte de la albañilería.

El matrimonio, poco después de casarse, llegó al país a comienzos de la década de 1890 provenientes de la ciudad italiana de Gubbio.

Impulsados por su madre, que los estimuló al estudio, varios de los Frondizi se destacaron.

​Silvio, como intelectual sociólogo. Fue abogado y profesor universitario, también de la Escuela de Periodismo de la Universidad nacional de La Plata (fue muerto en 1974); Ricardo Amadeo, famoso profesor de inglés; Risieri,  filósofo y antropólogo, fue rector de la Universidad de Buenos Aires; Virginia profesora de educación primaria.

Arturo, fue un abogado, periodista y político, y además fue elegido como presidente de la Argentina y gobernó entre el 1 de mayo de 1958 y el 29 de marzo de 1962, cuando fue derrocado por un golpe de estado militar.

A mediados de los años 1920, Frondizi jugó al fútbol como defensor en las categorías inferiores del Club Almagro. En alguna ocasión afirmó ser fanático de dicho club. En 1926, sufrió una grave lesión en un brazo, consecuencia de una mala caída.

Afiliado a la Unión Cívica Radical en los años 1930, Frondizi fue uno de los líderes que renovaron esa fuerza en la década de 1940 al dar origen al Movimiento de Intransigencia y Renovación.

En 1946 fue elegido diputado nacional por la ciudad de Buenos Aires.

En las elecciones de 1951 integró la fórmula presidencial de la UCR como candidato a vicepresidente, junto a Ricardo Balbín, que fue derrotada por la fórmula peronista.

Previamente, en 1935, Frondizi, con la ayuda de su padre Giulio, decidió construir una cabaña de vacaciones de aproximadamente 30 m² en lo que iba a ser el futuro balneario de Pinamar.

Este lugar se caracterizaba por poseer un paisaje lleno de dunas en su litoral costero del océano Atlántico. El mismo Giulio eligió en su carpintería, en la ciudad de Buenos Aires, los tirantes más fuertes para la construcción de la casa, en la que colaboraron todos los integrantes de las familias Frondizi y Faggionato. Se había casado dos años antes con Elena Faggionato, el 5 de enero de 1933.

La casita de vacaciones fue bautizada con el nombre de La Elenita, en honor a su única hija, Elena nacida en 1937.

Frondizi es considerado por algunos políticos argentinos como el último presidente en implementar un proyecto estratégico de país y por poseer unos ideales industriales o desarrollistas.