martes, julio 23, 2024
martes, julio 23, 2024

Esteban Laureano Maradona: El médico que dedicó su vida a los más necesitados

Vivió casi un Siglo ayudando y contribuyendo con la ciencia a curar, defender los derechos de las personas y la justicia social

El 4 de julio de 1895 nació en Esperanza, Santa Fe, Esteban Laureano Maradona, quien llegaría a ser conocido por su dedicación desinteresada a la medicina rural en Argentina. Hijo de Encarnación Villalba y Waldino Maradona, pasó su infancia en “Los Aromitos”, una estancia en Barrancas, Santa Fe. Tras estudiar medicina en la Universidad de Buenos Aires, donde destacó por su espíritu rebelde y su compromiso social, se graduó en 1930.

Comenzó su carrera en Resistencia, Chaco, enfrentando la lepra en la Isla del Cerrito y abogando por los derechos de los trabajadores. Sus acciones lo llevaron a ser perseguido por el gobierno militar de la época. Sin embargo, su vida dio un giro decisivo cuando, tras ofrecer sus servicios durante la Guerra del Chaco Boreal en Paraguay, regresó a Argentina y detuvo su viaje en la estación “Km 234” en Formosa.

Fue allí donde se encontró con una emergencia médica que cambiaría su destino. Convocado para asistir a una parturienta en condiciones críticas, Maradona realizó un parto difícil y salvó a la madre y a la recién nacida, Mercedes Almirón. Este acto de heroísmo le valió el reconocimiento de la comunidad y decidió quedarse en el lugar, dedicando más de cincuenta años de su vida a atender a los habitantes de comunidades aborígenes en condiciones de extrema austeridad.

Maradona vivió sin luz, gas ni teléfono, entregado por completo a su vocación y al servicio de los más necesitados. Su compromiso con los pueblos indígenas lo llevó a escribir sobre sus costumbres y problemas en obras como “A través de la selva” y “Vocabulario toba-pilagá”. Rechazó reconocimientos como el Premio Nobel y manifestó su deseo de que el dinero, en caso de recibirlo, fuera destinado a la educación y atención médica infantil.

En 1986, enfermo, regresó a su provincia natal, donde pasó sus últimos años de vida. Falleció el 14 de enero de 1995 en Rosario, a la edad de 99 años. Su legado perdura en la memoria de quienes lo conocieron como un médico ejemplar y un defensor incansable de los derechos humanos y la justicia social.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias