Repensar el país donde el sacrificio le alcance a los políticos

Compartir

Señor Director
Cadena Nueve

Me dirijo a ese medio y por su intermedio a los habitantes del país, comenzando por el propio presidente de la Nación, a los fines de hacer algunas reflexiones sobre su marcha desde hace décadas.

Tengo 45 años, lo que significa que nací con la nueva democracia de los años ’80. Digo nueva ya que abrió una esperanza en todos los ordenes, sin embargo, desde entonces hasta ahora son muy pocos los que han podido evolucionar, y mirando con atención el crecimiento, solo se dio en los políticos.

Mi padre en los 90′, montó una empresa con servicio de plomería. Apostó como emprendedor, pero la inflación y malas decisiones gubernamentales, casi lo funden. Llegó a tener 25 empleados.  Por esos años, corría el 1998, se abrió una esperanza por ser contratado para una obra en la Casa Rosada. El trabajo significaba acomodar las cuentas y empezar otra vez. Mi hermano y yo, ambos veinteañeros eramos parte de ese emprendimiento. Se hizo el trabajo, se facturó y solo se cobró menos de la mitad. La obra fue por $ 500.000. El argumento fue que se perdieron las facturas. Todo se achico que quedamos cuatro personas trabajando.

Consumido en la desesperanza por las deudas, y por honor, mi padre esperó un tren de frente. Tenía 47 años. Murió en forma instantánea. Mi madre y nosotros, sus dos hijos, perdimos todo. Empezamos de cero. En esos años más juveniles, me fui a las Islas Canarias y regresé apostando al país, tras estar un año en esa región de España.

Empece otra vez, con nuevos emprendimientos y hoy vivo con mi hijo de 17 años y hago enormes sacrificios para alcanzar la vivienda propia. El valor dólar, me corre la esperanza a cada minutos y gana la angustia.

Hoy a la luz del coronavirus, observo que solo los políticos siguen adelante con sus economías – nada se sus haberes se han disminuido – y los más pobres tienen acceso a algún dinero para la cuarentena. El resto, es de sacrificio y dificultades… ayuda, casi nula.

Es más, se le aumento el salario a empleados del Congreso y los médicos siguen ganado lo mismo con más responsabilidades y cuidándonos.

Esperanzado en los anuncios oficiales, intenté un crédito de $150.000 para tirar en esta época. Imposible!. Los requisitos bancarios son mas exigentes que en épocas ‘normales’. Es decir, ayuda casi cero ante el sacrificio y quienes impulsamos PyMES o emprendimientos para trabajar y formar una familia. Se suma que la AFIP sigue con los acosos impositivos, las empresas de celulares cortan los servicios al igual que Internet o TV por cable…y una inmensa mayoría, sin poder trabajar y con la soga al cuello. La inflación continua en crecimiento y el dólar por las nubes.

En este cuadro, donde los más necesitados reciben ayuda, los políticos nada de sacrificio hacen y la clase media y emprendedores de PyMES dispuestos a generar trabajo y dar trabajo, en cuarentena, no tenemos ayuda real, concreta, no de palabras incumplidas!. Por el contrario, nos alcanza más desembolso, y sin trabajo.

No entiendo cual es el programa de gobierno pos pandemia, y en las facetas a venir para protegernos del coronavirus, para quienes no estamos en esa franja de beneficiados. Somo la mayoría e integramos la real fuerza de trabajo por cuenta propia!.

Lo cierto es que los anuncios del gobierno no se cumplen o no se respetan; bancos sin créditos, servicios que aumentan y se cortan, dinero que se emite y crece la inflación, un dólar imparable y cuentas que no se pueden pagar… y desde el ’83 a la fecha, solo los políticos han resueltos sus necesidades económicas, el resto de las actividades en el país, solo sacrificios y pocas alegrías. Descarto a las grandes empresas que siempre caen bien paradas, cualquiera que gobierne…y también crecen!

No será éste el momento de repensar el rumbo, que incluya haberes a los políticos acorde a como gana el resto de los habitantes, sus votantes?. No será el momento de una reforma impositiva total y de posible pago mensual?… No será el momento de encontrar un rumbo de salida real como sociedad y salir de tantas frustraciones?. No será este ese momento!

En dos años, cumpliré 47…que no me alcance la misma realidad de frustraciones y de imposibilidades para crecer. Que pueda superar con creces a la edad de mi padre… significará que el país comenzó un cambio concreto…lo desea una inmensa mayoría!

Que los cambios que se vienen luego de la pandemia, sean de decisiones recorrectivas de lo contrario la clase media dejará de pagar tributos, expensas, cargas sociales, e impuestos elevados, ya que ni para comer va ha tener. Que no sea demasiado tarde!

Que los trenes se pongan en marcha para cubrir los destinos sin contratiempos.. que no sean por demoras de quienes los han enfrentado!

Atte.

S. José Zungri
DNI: 24.583.562