Cárceles dignas y limpias, Si! Liberación de presos, No!

Compartir

Sr. Director
Cadena Nueve

Me dirijo a ese medio a los fines de hacer llegar a sus lectores una inquietud sobre noticias que circulan y resoluciones que algunos jueces han tomado.

La histórica deuda del estado argentino, en lo que respecta a las deficientes políticas carcelarias no puede pretender compensarse, liberando presos y cargado a la sociedad con ello-

Los argentinos necesitamos urgentemente restablecer la confianza en la justicia y la política, en ese sentido, el delincuente (homicida, violador, etc.)  que cometió un delito debe cumplir íntegramente su pena por su inmoral acto, no se los puede liberar sin antes escuchar a las victimas o en su caso a los familiares, caso contrario viviremos en una continua desconfianza donde todo de lo mismo, y los únicos encerrados seamos nosotros en las rejas de nuestros hogares.-

En el año 2020, el estado, por intermedio de los jueces, tienen otras herramientas para aislar a los pacientes de riesgo de covid-19 que se encuentran detenidos, sin que ello implique otorgar prisiones domiciliarias.

Nuestra constitución en su Art. 18 manda que “Las cárceles de la Nación serán sanas y limpias, para seguridad y no para castigo de los reos detenidos en ellas”

Ahora bien, no hace falta ser abogado para tener conocimiento que históricamente las cárceles en nuestro país (y en Latinoamérica) No reeducan; No resocializan, y dificultan la posible reinserción en la sociedad de los detenidos, y peor aun, se convierten en verdaderas universidades del delito.

En nuestras cárceles, la mayoría de los detenidos perfeccionan técnicas delictivas, sufren o cometen violaciones, suicidios, asesinatos, adicciones, enfermedades, hacinamiento, violencia de todo tipo, etc. y cuando culminan sus penas son liberados peor que cuando ingresaron.

La presente pandemia, y el reclamo de los presos, nos invita a poner en debate dos cuestiones fundaménteles, saliéndonos de la coyuntura del momento.

Por un lado, la obvia mejora de la infraestructura carcelaria, mediante un plan Nacional articulado en el cual los mismos presos trabajen y formen parte en ello y por otro, políticas de estado concretas que tiendan a disminuir el alarmante porcentaje de reincidencia de los liberados que supera el 65%

En ese sentido existen numerosas ONG que nos enorgullecen como sociedad y echan una luz de esperanza, entre ellas puedo mencionar a los “Espartanos” quienes, a partir de la práctica del rugby, promueven el dictado de cursos y la mejora de habilidades laborales de los detenidos.  Generando oportunidades de empleo futuro para cuando recuperen su libertad., donde con su programa de inclusión, han logrado que quienes lo realizan solo el 5% vuelva a reincidir.

No debemos soslayar que los delincuentes son personas que salen de nuestra sociedad, siendo condicionante la falta de oportunidades, pobreza, relaciones familiares complejas, adicciones desde temprana edad y precaria o nula educación, influyen negativamente en sus posibilidades de desarrollo, siendo caldo de cultivo para el delito.  Aunque, la inseguridad no solo tiene que ver con factores socio económicos, sino también con un proceder errático de la justicia que tendrá que garantizar que las penas se cumplan, no hay nada mas desmotivador para las fuerzas del orden que arriesgan sus vidas para luego ver como el delincuente detenido sale a las pocas horas.

Como sociedad tenemos normas y un estado de derecho que exige su cumplimiento sin concesiones, quien infrinja la ley debe ser penado por ello y cumplir la pena, la actual coyuntura de esta época, nos deja sin margen de tolerancia con los jueces que en pocas horas liberan presos y días después vuelven a cometer el mismo delito o mas grave (ejemplo común violadores, golpeadores y asesinos de mujeres, etc.).

Pongamos en debate esta realidad, como tantas otras pendientes de nuestro país, necesitamos jueces responsables que estén más cercanos a las personas que a los fríos expedientes sin rostro humano.

Y la política tendrá el desafió de salirse de lo meramente electoralista y trazar un camino largo donde la prioridad se base en 3 pilares fundamentales, en primer lugar, la EDUCACION, en segundo lugar, la EDUCACION, y en tercer lugar la EDUCACION. –

Atte.

Esteban Naudín
Abogado
DNI: 116452625