viernes, enero 21, 2022

La Escuela de Educación Técnica Nº 1 debe su nombre a un nativo de Chivilcoy

Otto Krause había nacido en Chivilcoy el 10 de julio de 1856 y comenzó a conocer el uso de las máquinas en las tareas rurales.

Su gran asombro fue cuando diez años después, llegó el Ferrocarril del Oeste. Sería la lína que más tarde llegaría hasta Olascoaga y que continuara la traza en el Siglo XX hasta La Pampa.

Otto era el segundo de cinco hijos. La mayor era Elisa  y le seguían Julio y los mellizos Domingo y Faustino, cuyos nombres fueron eligieron tras una visita que hizo Sarmiento a esa ciudad.

Su madre Leopoldina Paschassius y su padre Carlos Augusto, se fueron adaptando rápidamente a las costumbres de la época y les inculcaron el crecimiento desde el estudio.

La presencia de Sarmiento se debió ante la creación de una escuela y los padres Krause  tuvieron activa participación.

Más tarde, la familia se radicó en Buenos Aires, y Otto estudio el secundario en el Nacional Buenos Aires. Seguidamente se puso a estudiar ingeniería y terminó la carrera con 23 años, en 1879, en la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad de Buenos Aires. Su tesis fue sobre la tracción de los ferrocarriles, exigencia de la época  para graduarse.

A partir de ese título, Otto Krause empieza a trabajar como ayudante de la Sección Ingenieros en obras del Ferrocarril Oeste. Después, lo trasladan a Tucumán para proyectar y realizar la prolongación del ferrocarril hacia Salta. En 1884, el hombre se hace cargo de la cátedra de Máquinas a vapor, bombas y grúas en la Escuela de Ingeniería de Ciencias Físico Matemáticas y Naturales. Mientras tanto desarrolla importantes proyectos en los talleres de Once de los ferrocarriles, así como otros proyectos de importancia.

Ante su esmero, dedicación e inteligencia en su trabajo recibe una beca para ir a Europa a estudiar nuevas tecnologías y traer maquinarias para el país.

De regreso impulsa fábricas en Buenos Aires y como parte de sus funcionamientos, en 1899 cuando propuso la creación de la Escuela Industrial de la Nación, hoy Escuela Técnica N°1, que  hoy lleva su nombre ubicada en Buenos Aires. La escuela comenzó a funcionar el 17 de marzo de 1899. Pero el edificio que ocupa la manzana de Paseo Colón, México, Azopardo y Chile se inauguró el 24 de mayo de 1909, después de más de cuatro años de trabajos para su construcción.

Al momento de su inauguración las especializaciones de la escuela eran Mecánica, Química y Construcciones. Luego se agregó Electricidad y con los años Computación y Electrónica. Al ponerla en marcha explicó que “la Enseñanza Industrial no afecta sólo a la cultura de un pueblo sino también, y muy principalmente, a su Economía”.

El terreno pertenecía al Estado Nacional. El diseño estuvo a cargo de la Inspección General de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas. Entre 2008 y 2014 se realizó una importante restauración y remodelación para actualizar las instalaciones.

Ese derrotero desde ‘las Escuelas Otto Krause’ que se crearon en todo el país, la Técnica Nº 1 de Nueve de Julio se conformó con ese espíritu y de ahí su nombre. .

De aquella escuela porteña egresaron hombres que seguirían en la consigna del impulso y crecimiento, tales el Ingeniero Jorge Newbery, el arquitecto Alejandro Bustillo, entre otros destacados como Gregorio Baro, especialista en energía nuclear.

Que aquella impronta ilumine a las autoridades de educación para que las obras de reparación del edificio se terminen y luego, con renovadas energías se siga en la senda trazada en la enseñanza.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias