Don Aladino ordeña las vacas en calesita

En el Establecimiento Don Aladino, en cercanías de Marull, en la provincia de Córdoba comenzó a funcionar un sistema rotativo que permite ordeñar 40 vacas simultáneamente. El tambo forma parte del Tour Lechero Argentina 2012.

Don Aladino es uno de los establecimientos productores de leche que marca tendencia en la zona de Marull, en la provincia de Córdoba, muy cerca de la Laguna Mar Chiquita. Y por estos días es un enclave donde surgen novedades a diario; y donde se les enseña a centenares de vacas a perder el miedo. Es que desde hace 15 días, la familia Barrea-Scolari decidió comenzar a ordeñar sus vacas, en las flamantes instalaciones, que incluyen un tambo rotativo de 40 bajadas y un galpón de espera de máximo confort y servicios (al que sus propietarios gustan denominar como CUM, es decir Corral de Usos Múltiples).

Don Aladino es un tambo de casi 500 vacas, que forma parte del Tour Lechero Argentina 2012, que organiza TodoAgro, con el apoyo del Inta Brinkmann, en la zona de Marull y La Para.

La tecnología fue provista por la empresa De Laval, e incluye el sistema Alpro de esa compañía, que proporciona e interrelaciona datos para la gestión de los rodeos, tanto en los vinculados a la nutrición como a la reproducción, la separación, el pesaje o el análisis de datos, que sirven para la toma de decisiones.

“Este emprendimiento es un orgullo para nosotros, para nuestra familia. Por las características técnicas-tecnológicas es de los más modernos  con un sistema automatizado que se maneja con un software de última generación con un sistema de lavado de ubre muy novedoso. Además pensamos en lo ambiental y por ejemplo el 80% del agua que se va a utilizar sobre todo para el lavado de piso va a ser agua reciclada”, expresó Raúl Barrea, alma-pater del emprendimiento.

Hay que entender a la lechería como un negocio de ciclos

Cuando se decidió la inversión, se proyectó que la leche se movería en estas épocas, en un rango de $1,70 a $1,90 por litro, y si bien ello no sucedió, este presente complicado no empaña el orgullo por el crecimiento de la empresa familiar, que tiene a los hijos del matrimonio, Nicolás (licenciado en Administración de Empresas), Ramiro (ingeniero agrónomo) e Irina (profesora de inglés), integrados de lleno en la empresa.

Los propietarios son muy prudentes para informar del tamaño de la inversión, se calcula que el costo de las nuevas instalaciones oscila en los seis millones de pesos.

Barrea considera que el bienestar del personal y de las vacas, está por encima de otros factores de producción. “En el caso del factor humano, está relacionado con la comodidad que tiene el empleado al momento de realizar su tarea, queremos cambiar el eje de lo que es el trabajo del tambero. Creemos que es una profesión muy noble, para que el empleado se sienta cómodo en esto que es una línea de producción similar a una fábrica. En lo que hace al factor animal, estas instalaciones le brindan al animal la posibilidad de no sentirse estresado con largas horas de esperas en los sistemas tradicionales, y esto se traduce en mayor tiempo ya sea para comer o para descansar al animal”.

Barrea, reflexionó sobre el presente, señalando que la lechería es un negocio cíclico que combina buenas y malas y afirman que hay que perder temor al concepto confinamiento. “Es una alternativa seria, para sistemas que presentan limitantes y como tal hay que analizar su conveniencia”.

En el tercer recorrido del Tour Lechero Argentina 2012, los más de 130 asistentes, felicitaron con un aplauso cerrado la presentación de las instalaciones de Don Aladino.

Don Aladino marca el camino

En el recorrido realizado por el Tour Lechero un hombre que marcó a fuego la lechería zonal es nombrado permanentemente: don Aladino Scolari. Precisamente su hija Mirta es la titular de la empresa tambera que diseñó junto a su esposo Raúl Barrea, un carismático profesional, que demuestra que además de racionalidad en los números, destila pasión por la lechería. El campo familiar está ubicado sobre la ruta 17, entre La Para y Balnearia. “Este es un campo que tiene una larga trayectoria en la actividad, que fue el sueño de Don Aladino quien lleva el nombre de nuestra empresa, un precursor de la actividad, que busco implementar de manera innovadora los tambos en la zona. Esta es una zona eminentemente tambera, que en sus orígenes se consideraba marginal. Con el transcurrir de los años, con la aparición de la siembra directa, fue tomando conciencia en la gente, y se le fue sacando al suelo el mejor de los provechos, y se transformó en un suelo mixto con características agrícolas, no de zona núcleo, pero si muy bueno para las reservas forrajeras y los cultivos de rotación”.

En sus inicios, con don Aladino Scolari como referente, los tambos en la zona de Marull eran eminentemente pastoriles. “Eran tambos que llegaban a 12 litros promedio, y de ahí no despegaban. A partir de ahí, de la mano de la inseminación, y el manejo de pasturas, alcanzaron los 17 litros, hasta que se llegó a una buena producción de 19-20 litros con suplementación, en esos tambos típicos de 100 vacas”.

Pero esta realidad fue demasiado vulnerable a la presión de la agricultura. “Los precios de los alquileres nos desafiaban la continuidad de la actividad”. Esa presión, generó ideas y apareció el confinamiento y el necesario incremento de la productividad, vía carga y producción individual. “El proceso nació un poco como un estimulo visual que recibimos cuando hicimos una visita al sur de Brasil, una zona donde se maneja esta actividad con mucho confinamiento. Comprobamos que era posible vencer ese paradigma de una vaca por hectárea/año, y vimos que podíamos tener más vacas, mayor carga animal con un nivel mayor eficiencia. Si confinábamos nuestras vacas, pero también teníamos que transitar un proceso de cambio en el sistema de alimentación”.

Así fue que los Barrea comenzaron en el 2005 a encerrar sus vacas. “Empezamos desde la recría en adelante, desde la estaca pasamos a un corral en una primera etapa, una segunda con las vaquillonas preservicio, y de ahí directamente acorralamos el tambo. Desde ese momento ningún animal salió a pastoreo directo”. Afecto a los números Barrea ubicó un programa de metas. “Primero nos fijamos objetivos, el primero era global, llegar a los 5.000 litros. Después a los 7.000 y luego a los 10.000 que también lo superamos. Hoy estamos llegando casi a los 15.000 litros y en productividad estamos en 12.000 litros por hectárea/año; y creemos que tenemos mucho por crecer en ese aspecto”.

Información de Establecimiento Don Aladino S.A.

Localidad: Marull, Departamento San Justo – Pcia de Córdoba

Producción: remitida a Helacor, MilKaut, La Lácteo

Antigüedad del Tambo: 9 años

Años que encierra el Rodeo: 7 años.

Se decidió encerrar para lograr crecer en una mayor carga animal por hectárea.

Ventajas del Sistema: Permite mejorar la eficiencia de conversión de materia seca en leche, y aumentar la carga animal / Ha.

Desventajas del sistema: Mayor rotación de piquetes – y corrales, mayor mantenimiento de Maquinarias.

Superficie total trabajada: 563 Ha.

Superficie propia: 272 Ha.

Superficie Alquilada: 290 Ha.

Superficie Tambo Total: 237.5

Superficie Util: 206 Ha.

Agricultura en el Tambo

Maíz: 142 Ha.

Sorgo: 45 Ha.

Fuera del Tambo:

Soja: 120 Ha.

Maíz: 215

Uso del suelo para el tambo

Silo de Maíz: 272 Has.

Silo de Sorgo: 45 Has.

Silo de Alfa: 21

Superficie de Alfalfa a sembrar:

2011:   21 Has.

2010:   46 Has.

Verdeos de Invierno: 100 has.

Criterio para dividir Rodeos:

Lote de frescas: Hasta 21 días de Parida

Lote de Vaquillonas: Hembras de primer parto

Lote de Punta: dos o más partos menores a 200 días de lactancia y/o producciones mayores o iguales al promedio del Rodeo general

Lote de Cola: Resto

Alimentación se adjunta planilla de Dietas por Mixer

Ultimas Lactancias cerradas a 305 días: Promedio 8903 Litros  (29.19 lts día/lactancia)

Litros: se Adjunta información

Lactancias promedio: 2.6 Lactancias

Edad al primer parto: 25 meses

Mortandad Guachera: 7 %

Mortandad vaca Adulta 6.9 %

Los rechazos: son por problemas reproductivos, Pietín, y Fin de Vida útil

Mano de Obra afectada a la Producción:

Ordeñe: Tambero Mediero, (seis personas divididas en dos grupos de 3 cada uno, que ordeñan alternativamente tres veces al día.

Resto: Un encargado general, un mixero, un palero, dos troperos, un tractorista (acarreador de silo diario desde otros campos), Un operario de tareas generales y dos guacheros.

Total: Nueve