Mientras la leche sube en las góndolas el precio le baja al tambero

Compartir

La diferencia entre lo que paga el consumidor y percibe el tambero es de 205%.

La Mesa Nacional de Productores de Leche, viene solicitando al gobierno nacional que recomponga el precio de leche en tranquera, a un valor de $1,80, contra $1,48 en promedio que cobran hoy los tamberos, valor que se recibe desde hace un año, con el considerable aumento de los costos de producir leche.

Mientras tanto el consumidor observa que en góndola, el principal producto para su familia, leche y queso sigue aumentando. La diferencia entre lo que percibe un productor por litro y lo que paga un consumidor es de  La diferencia entre lo que percibe un productor por litro y lo que paga un consumidor es de 205 por ciento.

Como respuesta durante el mes de junio los tamberos comenzaron a recibir la comunicación por parte de las industrias que les pagaran 5 centavos menos, y otras desdoblaron el pago, afectando la cadena de pagos al comercio local.

Desde  Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), expresaron  su total rechazo a  ello  señalando  que esto  proseguirá terminará por complicar aún más a los 11.000 productores tamberos ya fuertemente castigados por los bajos precios que reciben desde 2011.

Desde CRA en consonancia con los reclamos y propuestas de la Mesa Nacional de Productores de Leche presentadas ante autoridades gubernamentales e industriales, la entidad exigió la urgente recomposición del precio de la leche. Esta baja del precio profundiza la situación crítica que viven nuestros tamberos, muchos de estos al borde del quebranto y del cierre de los establecimientos, y la expulsión de empleados, sostuvo la entidad confederada.

Desconcertados, tamberos y consumidores buscan respuesta a una problemática que ha sido generada por la política agropecuaria desde el gobierno nacional. Que por quinto año consecutivo, prosigue empecinado en que este es el camino: sin dialogo con el sector, y el cuantioso traslado de divisas de nuestros tambos (léase pueblos también) a la industria láctea, con la consecuencia de que cientos de tamberos van saliendo de la actividad, y pasan principalmente al cultivo de soja, y en la otra punta de la cadena, el consumidor que se reciente en poder seguir adquiriendo un producto lácteo. La gran pregunta que asalta es si esto es ser Democrático, Nacional y Popular.

Gobierno e Industria cómplices

Es de destacar que las industrias lácteas mediante acuerdos entre sí eliminan la competencia por la compra de la leche generando una baja del precio que se le paga al productor. Estos nuevos valores de precio pagados por litro de leche están muy por debajo del costo de producción.

La preocupación se acentúa aún más cuando queda claro que los organismos oficiales no han realizado, ni tienen previsto realizar, nada que contribuya a evitar este agujero negro de la lechería.