Censura y Ética

Compartí esta noticia!

sin-censura-afiche_0

En el marco de la independencia que caracteriza a nuestra labor diaria en el ejercicio de la libertad de prensa y sabiendo cuales con los limites a esa liberación de una empresa periodística, abordaremos dos principios centrales, entre otros, que hacen a esta profesión.

Independencia y en consecuencia pluralismo, es regla esencial muy considera por nuestros medios toda vez que las ondas radiales no le pertenecen a una persona o grupo en particular. Las mismas –en el caso de una Estación primaria (LT33)en comunicación electrónica y por añadidura, una secundaria o complementaria (FM 89.9)de la principal- son del Estado Nacional, en su origen y luego por los Decretos concediendo a un tercero, previa licitación, las ondas para su explotación, son delegadas al Estado del distrito de Nueve de Julio y zona de influencia. Su existencia depende del acompañamiento institucional y comercial para su funcionamiento. Si ello no fuese así, por carecer de esos recursos, su cierre es la consecuencia. Muchas empresas y comercios no pautan en nuestros medios y no nos sentimos censurados, en todo caso excluido de esa posibilidad que les dan a otros, siendo estos medios, relevantes. Es decisión de empresa!

Entendemos que esta aclaración es central, a los fines de las siguientes consideraciones.

Lo primero que se debe dejar en claro es que la censura a un medio de comunicación solo le corresponde a alguno de los Poderes del Estado. Por lo tanto, cualquier disposición de un tercero o particular o empresa, de la naturaleza que fuere, de retirar, suspender por la causa que amerite, una pauta publicitaria o de no apoyo institucional a un medio de prensa, no debe ser interpretada como censura. Si ello fue así, la ausencia de empresas que no pautan en el Grupo Cadena Nueve, estarían ‘censurando’ al medio cuyas ondas solo le pertenecen a la sociedad. Jamás debe ser interpretado de esa manera. Esas disposiciones son el marco de la posibilidad que cada comerciante, institución o empresa tiene para invertir o acompañar a esos medios. Censurar es aplicar un control a una publicación, por parte de quien tiene la facultad para ese contralor. Tampoco es censura quien se queja públicamente de ‘censura’ equivocando el camino y confundiendo a sus lectores, mezclando hechos del pasado con una realidad de otro Siglo y de otra naturaleza.

El segundo punto que entendemos es esencial en una sociedad que enmaraña muchas cosas, entre ellas que la libertad de expresión permite, sin límites, a decir lo que se venga en boca, es aclarar que todo aquel que transita en la esfera de la información pública debe demostrar responsabilidad en la forma de informar. Es ética esencial. Hay cientos de códigos de conducta, cartas y declaraciones de los medios de comunicación y los grupos de profesionales que contienen los principios, valores y obligaciones de la actividad del periodista.

Nuestros medios, con raíz en LT33 desde hace 45 años, ha abrazado cinco puntos rectores que caracterizan esa trayectoria y que viene bien refrescarlos: Independencia, verdad, equidad e imparcialidad, responsabilidad y solidaridad o humanidad, y siempre buscando el lado positivo. El ejemplo cotidiano es que a diferencia de lo que informa el SMN, cuando así corresponde ‘el cielo está parcialmente soleado’ y no nublado. Es una manera de cómo contar el mismo hecho. Hacerlo con optimismo o con pesimismo, no es equivalente.

Ser Independiente significa dar las posibilidades a los actores sociales aceptados y reconocidos a que se expresen. No corresponde a un medio, actuar, formal o informalmente, en nombre de intereses específicos, ya sean políticos, empresariales o culturales. Debe quedar claro que cualquier afiliación política, financiera o integrar consejos de administración, u otra información personal que pueda constituir un conflicto de intereses rompe con un comportamiento independiente y mucho más si un directivo del medio de prensa, está conchabado con uno de los Poderes del Estado o se convierte en vocero de instituciones con objetivos determinados o acepta un dinero oficial para montar su medio de prensa. Es muy claro, ‘Se está en la Misa o en la Procesión’. Es regla ética ‘de oro’.

Los periodistas no siempre pueden garantizar la verdad, pero deben procurar contar los hechos con la mayor exactitud. Siempre se debe luchar hacia ello. Ir a las fuentes es la esencia. Y también respetarlas.

La mayoría de las historias tienen al menos dos lados. Si bien no hay obligación de presentar todos los puntos de vista en cada entrega periodística, las historias deben dar la posibilidad a que del otro lado también se puedan expresar. Si la otra parte de la historia no hace uso de esa posibilidad, no se le puede imputar al medio cercenamiento alguno. Es un principio de equilibrio y permitir que las partes se expresen. Hace al pluralismo.

La objetividad no siempre es posible, y puede no ser siempre deseable al narrar por ejemplo, actos de extrema brutalidad o crueldad, pero informar imparcialmente genera credibilidad y confianza. Ese camino caracteriza la vigencia de tantos años.

Una señal segura de profesionalismo y periodismo responsable es la capacidad de asumir el encargo que le compete. Parte de la vida cotidiana es equivocarse y los errores también le caben a la prensa. Ante ello la corrección es esencial, y las consecuentes disculpas que deben ser sinceras, y no cínicas, hacen a esa conducta comprometida.

En el caso de las radios – Cadena Nueve y Máxima –es importante tener caminos abiertos para escuchar las inquietudes o preocupaciones de la audiencia y permitirles que se pronuncien. Los límites, al igual que en el Diario Cadena Nueve, son los hechos que pueden dar lugar a delitos por injurias o calumnias con los consiguientes otros delitos que se pueden desencadenar.

Y el quinto punto es al que denominamos solidaridad y humanidad. Las puertas de la comunicación siempre han estado abierta a la gente para fomento de cadenas solidarias, se ha ayudado a necesitados – se lo sigue haciendo- ante extravíos, pedidos, convocatoria y demás que hacen al bien común. Ni hablar de las instituciones!. Tener un lado de humanidad es evitar el daño a las personas, oyentes o lectores, por el hecho en sí. Contar la verdad cuando están nominados o involucrados en sucesos de los cuales participa algún poder del estado, ya que los mismos son públicos, es parte del derecho a la información a la que tiene acceso la comunidad aunque parezca hiriente a alguien. Debe contarse con prudencia y responsabilidad.

Estas consignas hoy están plenamente vigentes ya que han sobrevivido a procesos de autoritarismo y conductas desmedidas de facto o de derecho, de quienes ostentaban el poder público, y a sabiendas que toda libertad tiene los límites que marca la ley.  No hay derechos absolutos, incluido el de la Libertad de Prensa. Si principios rectores!.

De este modo, los periodistas y los medios de comunicación tradicionales podrán ejercer un liderazgo de respecto a la libertad de expresión y con ética, sabiendo de su alcance, aceptándolo e internalizándolo y hacerlo partícipe a los oyentes o lectores o público al que se dirige para bien de todos. Eso también hace a la responsabilidad y ética.

Lo que es bueno para el periodismo también es bueno para otras personas que utilizan internet o los medios de comunicación en línea o redes sociales para expresarse públicamente, haciéndolo, considerando estos postulados ya que hacen a una mejor convivencia social y es de alta responsabilidad en la comunidad donde se desenvuelve.

Ante una situación que alcanza a un medio gráfico de comunicación nos pareció atinente hacer estas consideraciones ya que un tema con la Cooperativa ‘Mariano Moreno’, también nos compete.

Recientemente, y toda vez que los medios LT33 Cadena Nueve, FM Máxima o Diario Cadena Nueve, no reciben publicidad o apoyo institucional desde hace muchos…muchos años de la CEyS, y el Consejo de Administración anterior rechazó sistemáticamente pedidos en esa dirección, tratándose de medios acreditados de mucho tiempo y surgidos de ley competente y vigente, elevamos esa inquietud a la actual conducción. La respuesta – en reunión con el flamante Gerente y los miembros del Consejo de Administración: Presidente y Tesorero- -fue que se está haciendo un análisis de cómo se encarará la relación comercial con los medios de prensa, por lo cual no se descartan suspensiones a quienes la tienen para impulsar ese ordenamiento y aquellos que están fuera de grilla o pauta publicitaria, serán considerados (es el caso de nuestros siete medios). Cadena Nueve hoy factura los servicios que brinda a esa institución, como sepelios o comunicados. Pero jamás se ha visto un banner o mensaje radial de sus servicios a la comunidad. Esto significa que más de un medio de prensa recibió notificación en ese sentido y entendemos que es parte de una decisión de un Consejo de Administración de un ente cooperativo. Jamás se nos ocurrió pensar que la gestión de Omar Malondra censuraba a nuestros medios!. Fue una decisión, a todo evento, comercial o institucional que no nos gustó por desprecio a la trayectoria y trabajo comprometido hacia la comunidad, pero no por censura.

Es atinado recordar que no censura quien no tiene poder para hacerlo!. Y la ética es un principio rector que hace que no se tome partido por uno en detrimento de otro y sobre todo si se integran consejos de administración, o son parte de prensa oficial o institucional contemporáneamente con la edición de medios de prensa cualquiera fuese el formato de llega al público. La expresión ‘Estar en la misa o en procesión’ enseña que no se pueden hacer a un mismo tiempo dos cosas muy diferentes por ser incompatibles. O se es vocero de prensa de instituciones o se integra un consejo de administración o se es delegado con interés sectoriales en una organización determinada o se redacta para medios particulares y también para una oficina oficial gubernamental y a la vez se conduce un medio de comunicación.

No se puede atajar y patear el penal al mismo tiempo! La sabia y sana ciudadanía sabrá distinguir, y actuar en consecuencia!.