martes, mayo 28, 2024
martes, mayo 28, 2024

Pautas para la prevención de la triquinosis en la producción y el consumo de alimentos

Hasta el viernes 17 durante toda la semana se procura la toma de conciencia en la importancia de los controles de la carne a consumir

En el marco de la Semana de Lucha contra la Triquinosis, establecida por la Resolución 181/2023, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) proporciona información esencial sobre esta enfermedad parasitaria y los métodos para prevenirla y controlarla, tanto en la producción como en el consumo de alimentos.

La triquinosis es una zoonosis parasitaria que puede transmitirse a los humanos a través del consumo de carne insuficientemente cocida o de productos elaborados con carne de cerdo o animales silvestres que contienen larvas del parásito en sus músculos. Los cerdos domésticos son la principal fuente de infección, aunque también pueden serlo otros animales como jabalíes o pumas.

Los síntomas de la triquinosis en las personas incluyen una sintomatología inespecífica similar a la gripe, con fiebre, vómitos, diarrea y dolores musculares. Ante estos síntomas, es fundamental asociarlos con lo que se consumió recientemente y buscar atención médica.

Para prevenir la triquinosis en la cría de cerdos y la producción de alimentos derivados, se recomienda proporcionar a los cerdos una alimentación segura y adecuada y mantener las instalaciones en condiciones higiénico-sanitarias óptimas. Además, se debe controlar el ingreso de roedores a las áreas de producción, ya que pueden transmitir larvas del parásito a los cerdos.

Dado que los síntomas de la enfermedad no son visibles en los animales, es esencial realizar controles de laboratorio para confirmar la ausencia de triquinosis en la carne. La prueba de digestión artificial es clave para detectar la presencia de larvas de trichinella en las muestras de carne, determinando si la carne es apta para el consumo humano.

Para los consumidores, es fundamental adquirir productos porcinos y derivados únicamente de establecimientos certificados y habilitados para su elaboración. Además, se aconseja cocinar la carne hasta que su interior pierda el color rosado, alcanzando una temperatura superior a 70 grados centígrados para asegurar la eliminación de posibles larvas.

Estas pautas de prevención, tanto para productores como para consumidores, son esenciales para evitar el riesgo de triquinosis y proteger la salud pública. El Senasa proporciona información detallada y recomienda consultar la “Guía rápida sobre triquinosis” para obtener respuestas a las preguntas más comunes sobre esta enfermedad parasitaria.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias