jueves, julio 7, 2022
jueves, julio 7, 2022

El Tratado Antártico busca preservar al continente blanco para la paz y la ciencia

El 23 de junio de 1961 entro en vigencia la firma de un acuerdo entre 12 países entre ellos Argentina que tiene basas permanentes en ese territorio

El 1º de diciembre de 1959 Argentina fue uno de los doce países signatarios originales que firmaron en Washington el Tratado Antártico, que estableció que la Antártida se utilizaría exclusivamente para fines pacíficos.

Entró en vigencia el 23 de junio de 1.960 suspendiendo toda controversia sobre reclamos de soberanía en el continente. Consta de una breve introducción y de 14 artículos.

Fue firmado por Argentina, Australia, Bélgica, Chile, Estados Unidos, Francia, el Reino Unido, Japón, Nueva Zelanda, Noruega, Sudáfrica y la entonces Unión Soviética, con el objeto de asegurar la libertad de investigación científica y la promoción de la cooperación internacional con fines científicos en la Antártida; y para garantizar que el sexto continente tuviera usos exclusivamente pacíficos.

El Tratado Antártico entró en vigor tras obtener la ratificación parlamentaria de todos sus signatarios originales.

La Argentina es Parte Consultiva del Tratado Antártico desde su entrada en vigor en 1961. Son Partes Consultivas (con voz y voto) aquellas que hayan demostrado un interés en la Antártida a través de la conducción de investigación científica importante, ya sea mediante la apertura de una base o mediante la ejecución de una expedición a la Antártida. El Tratado tiene hoy 54 Partes –29 son Partes Consultivas, el resto son adherentes–, las cuales se reúnen anualmente para tomar las decisiones necesarias para asegurar su adecuada implementación.

En la actualidad, el continuo fortalecimiento del conjunto de normas surgidas a partir del Tratado Antártico sigue siendo uno de los ejes de la política exterior de nuestro país.

El Decreto N° 2316 del 5 de noviembre de 1990 definió los lineamientos de la Política Antártica Nacional (PAN) a través de políticas y prioridades que incluyen: fortalecer el Tratado Antártico y el conjunto de normas de él emanado, es decir, el Sistema del Tratado Antártico; y acrecentar la influencia de la Argentina en la toma de decisiones en los foros antárticos; además de promover la protección del medio ambiente antártico, la conservación de los recursos vivos marinos y de los recursos minerales.

Para ello, plantea la necesidad de lograr una mayor eficacia de la presencia argentina en el continente blanco sobre la base de la ciencia y la capacidad de prestar a otros países los servicios y conocimientos necesarios para facilitar sus tareas antárticas. Existen actores vitales que participan para cumplir con la Política Antártica Nacional.

La Dirección Nacional del Antártico (DNA), de la cual depende el Instituto Antártico Argentino (IAA), tiene a su cargo el diseño y coordinación de la ejecución de la actividad argentina en la Antártida, cuyo eje es la ciencia. Mientras que el Ministerio de Defensa, a través de la Armada, el Ejército y la Fuerza Aérea, tiene a su cargo el apoyo logístico para las actividades científicas y técnicas de nuestro país en la Antártida. Las actividades de ambos integran el Programa Antártico Argentino (PAA).

Asimismo, otras instituciones nacionales participan de dicho programa a través de la prestación de servicios como la meteorología y los relevamientos cartográficos.

La DNA, del mismo modo, posee convenios de cooperación con instituciones nacionales y provinciales, incluidos el CONICET y Universidades Nacionales, por los cuales se invita a investigadores de dichas instituciones a participar en los proyectos del IAA.

En materia de cooperación internacional, algunos proyectos científicos del IAA se llevan a cabo en colaboración con Programas Antárticos extranjeros, lo que incluye la participación de investigadores de otros países en las actividades científicas argentinas en la Antártida.

La actividad científica en la Antártida y el vital apoyo de las Fuerzas Armadas

El Tratado Antártico prohíbe cualquier actividad de carácter militar en el continente, con excepción del apoyo logístico a investigaciones científicas o a otras actividades con fines pacíficos realizado por personal militar.

La actividad científica antártica argentina se desarrolla en las trece bases que tiene desplegadas nuestro país (seis permanentes y siete temporarias) en el Sector Antártico Argentino.

Para poder hacer ciencia en esos parajes hostiles, son indispensables los medios que ponen a disposición las Fuerzas Armadas para brindar la logística que los científicos requieren, ya sea para llegar hasta la Antártida o para trabajar a bordo de buques dotados del instrumental necesario para la investigación en ciencias del mar.

El rompehielos ARA “Almirante Irízar” es vital para que nuestro país haga ciencia en la Antártida: puede trasladarse a cualquier parte del continente blanco y cuenta con laboratorios a bordo; asimismo, los helicópteros Sea King embarcados pueden desplegar campamentos de geología o biología en distintos sectores de la Antártida para que los profesionales trabajen o para desplegarlos en las bases permanentes o temporarias, a fin de que realicen sus investigaciones de campo.

De esta forma, el buque permite concretar las tareas científicas y brindar apoyo permanente a quienes se destacan a realizarlas en tierra. A ellas se suman las tareas de glaciología, meteorología, hidrografía y oceanografía, entre otros estudios, que se efectúan a bordo, que poco a poco permitirán completar datos de ese continente que aún guarda numerosos misterios.

Asimismo, en cumplimiento del Tratado Antártico, anualmente de noviembre a marzo y de manera ininterrumpida desde 1998, la Armada Argentina y la Armada de Chile llevan a cabo la Patrulla Antártica Naval Combinada (PANC).

El objetivo de la PANC es brindar un servicio de búsqueda, rescate, salvamento marítimo; control y combate de la contaminación; y otorgar seguridad a la navegación durante la temporada estival, cuando se incrementa el tráfico marítimo en la Antártida debido a actividades científicas, turísticas y comerciales, a la vida humana en el mar y contribuir a mantener las aguas libres de contaminación, al Sur del paralelo 60ºS, en cumplimiento del Tratado Antártico.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias