viernes, diciembre 2, 2022
viernes, diciembre 2, 2022

San Expedito, el santo de las causas justas y urgentes

Cada 19 de abril se lo venera, ruega agradece y su figura es muy popular

San Expedito es el santo de las causas justas y urgentes.

Su figura concita cantidad importante de devotos que lo siguen a diario.

Cada 19 de abril, el día que la liturgia recuerda el martirio y la muerte del santo, una multitud se dirige a venerarlo, a rogarle o a agradecerle en diferentes iglesias del país.

San Expedito fue un comandante de las legiones romanas, que tuvo a su cargo miles de hombres y sirvió al emperador Diocleciano, entre los siglos III y IV. Creen quienes estudiaron su vida que combatió a los bárbaros en el Oriente del imperio romano.

Su conversión al cristianismo fue lo que desencadenó la persecución de sus propios compatriotas romanos.

Expedito fue martirizado y luego decapitado el 19 de abril del año 303, según algunos historiadores, en la ciudad de Melitene. Junto a él, murieron también otros legionarios que también se habían convertido.

La tradición narra que, en el momento de convertirse al cristianismo, previo a tomar su decisión definitiva, a Expedito se le apareció el demonio en forma de cuervo que le decía: “Cras, cras, cras”, que en latín significa “mañana”.

Pero el santo no aceptó la postergación de su fe y, con un furioso impulso, aplastó al cuervo mientras decía: “Hodie, hodie, hodie”, que significa “hoy”. Por esa cualidad para no retrasar su decisión se lo consideró luego el patrono de las causas urgentes.

En la mayor parte de las representaciones, se lo ve con una cruz en su mano derecha elevada a la altura de su cabeza que dice “hodie”, mientras que, debajo de sus pies, aplastado y vencido, se lo ve al cuervo con un mensaje que dice “cras”.

El ropaje del santo es, todavía, el de un soldado romano. En algunos casos, lleva con él una hoja de palma que expresa su martirio.

Expedito también es considerado protector de jóvenes, estudiantes y enfermos, y si bien no figura en el Martirologio Romano -que registra todos los santos oficiales de la Iglesia Católica-, su figura y devoción crecen año a año y es uno de los santos más convocantes dentro del catolicismo.

De hecho, en la ciudad de Buenos Aires, la cantidad de gente convocada cada 19 de abril es sólo superada por las personas que cada 7 de agosto visitan la Iglesia de San Cayetano, en Liniers.

La oración a San Expedito

Soberano San Expedito,

El socorrista por excelencia de las causas justas y urgentes,

Intercede en mi nombre frente al Dios padre todopoderoso, para que me auxilie en estos momentos de desesperación y angustia solemne.

Soberano San Expedito, tú que eres el guerrero santo, el fiel servidor de Dios.

Tú que eres el Santo de los afligidos, El Santo de los casos urgentes; dame de tu protección, auxíliame, dame de tus virtudes y fortaléceme con coraje, valentía, calma, serenidad y fuerza.

Atiende mi suplica -Realizar la petición con fe-.

Soberano San Expedito, ayúdame a superar estas complicadas circunstancias.

Cuídame de toda amenaza, de todo peligro, de personas y espíritus que busquen dañarme, cuida a mi familia, amigos y hermanos.

Atiende mi suplica prontamente.

Trae a mi ser y mi hogar nuevamente la paz, que un día nos dio tranquilidad para vivir.

¡Soberano San Expedito!

Te doy gracias eternamente, siempre te alabaré y esparciré tu nombre entre todos los que desean alguien como tú, un santo que oiga y atienda con urgencia.

Amén.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias