lunes, noviembre 28, 2022
lunes, noviembre 28, 2022

Las dos caras de emprendimientos en marcha y el cuidado a los vecinos desde la vereda

Mientras se construye, uno tiene presente la importancia de la calle por empatía a los demás, el otro poco o nulo interés por el cuidado de la vereda con riesgos a peatones

Sobre el estado de las veredas se han hecho varios informes desde CN, y se han ido mostrando sobre todo aquellas que lucen altos pastizales con los riesgos a la salud pública y la de los vecinos inmediatos, ya que permite que los mosquitos encuentren su guarida y ataquen. Además no se permite el desplazamiento de personas con dificultades para caminar y ni hablar de quien lo haga con bastón, muletas o sillas de rueda.

De ahí pueden surgir diversas enfermedades, entre ellas el dengue. Además hacen a la higiene pública o provocar caías y lesiones que por pudor, muchos no reclaman por el daño ocasionado.

Las veredas son parte de la calle ya que hacen a la circulación. Son de uso público. Cada frentista o dueño del lote o terreno es el encargado de su construcción, cuidado y mantenimiento. Así está legislado o regulado.

Muchas de ellas no guardan arreglo o se las ve deterioradas. Se puede pensar que dificultades económicas, a veces, hacen que no tengan buen mantenimiento, por el dueño del inmueble o lote. Cada verdad también hace a la seguridad.

En relación a obras nuevas, y emprendimientos en marcha, se presume que hay capacidad económica para que la vereda de la obra en ejecución tenga un perfil acorde a los trabajos en camino.

Pero hay dos veredas que ponen de relieve el carácter de sus emprendedores. Seguramente hay más. Lo señalado son meras descripciones de distintas realidades.

Una está ubicada a una cuadra de plaza Belgrano sobre Avda. San Martín y Robbio. Centro de Nueve de Julio.

Un edificio está en ejecución desde hace años. La vereda pone de relieve la falta de empatía con el vecino. Muestra descuido, un sendero permite el paso, despareja y día atrás una mujer se cayó al transitarla.

Habla de dejadez y conducta ‘todo para adentro’ ya que el vecino, ‘poco o nada me importa’ sería una lectura de diván. Un psicoanalista diría que al emprendedor lo caracteriza la frase ‘Solo me importa lo mío’. ‘Todo para mí’ y el espejo que comparto: ni que transiten por mi edificio.

Por el contrario, otro emprendimiento, en ciernes, está en la esquina de dos Avdas: Vedia y Urquiza. Lo que se destaca es la vereda- es parte de la calle – totalmente nueva y fue lo primero que se hizo en la nueva obra.

La conducta del convecino, pone de relieve el cuidado al peatón. El interés por las cosas comunes. Que marchen bien. En términos de diván, ‘cuidado y empatía por el otro’. ‘Que a todos nos vaya bien’.

Pero mas allá de las descripciones, que están a la vista, ambos procederes convocan a tener presente, que, si hacen a la calle, espacio común a la colectividad de ciudadanos, se debería observar este punto, desde la autoridad de contralor por el bien de los vecinos y evitar lesiones o daños a los peatones.

Las dos varas de emprendimientos en marcha, por el cuidado de la calle….Y seguro que hay mucho más… por la protección al vecino, con empatía.

El cuidado de la vereda alcanza a todos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias