Día Internacional de la Conciliación Familiar y Profesional

  • La medida va encaminada a que por parte de toda la sociedad se tome conciencia de la importancia que tiene la conciliación y la corresponsabilidad para la calidad de vida de todas las personas.
  • Porque la conciliación es un pilar básico para alcanzar otros derechos como la felicidad, la salud o la igualdad, para los que si existen días internacionales consagrados.
  • Porque la conciliación discurre paralela a la reclamación de otro derecho legítimo: el de la corresponsabilidad que evite las dobles jornadas laborales a las mujeres.
  • Porque la conciliación supone la puesta en valor de las tareas de cuidado; tareas realizadas tradicionalmente casi exclusivamente por mujeres sin reconocimiento social, sin salario y sin protección social.
  • Porque la conciliación equilibra la vida de las personas. ¡No todo es trabajo! Cuando tengas 80 años aquel cliente que no atendiste no va a estar a tu lado … y antes, posiblemente, tampoco.
  • Porque la conciliación favorece la gestión ética y racional del capital humano en las empresas.
  • Porque supone incorporar a las agendas públicas las reivindicaciones de amplios grupos y movimientos sociales; p.ej.: los permisos iguales e intransferibles (Ppiina).
  • Porque pone de manifiesto los problemas que todas las personas, mujeres y hombres, tienen para poder compatibilizar sus trabajos con el cuidado que reclaman las personas mayores, las personas con discapacidad y los hijos.
  • Porque sirve para realizar una crítica reflexión sobre nuestra legislación actual y los servicios existentes a fin de establecer propuestas de mejora a corto, medio y largo plazo en un programa común a las diferentes fuerzas políticas, sin el límite temporal que imponen las legislaturas y que aseguren una conciliación real.