Es san José y se convoca a tener acciones ‘Con corazón de padre’

Un padre amado, un padre en la ternura, en la obediencia y en la acogida; un padre de valentía creativa, un trabajador, siempre en la sombra: con estas palabras el Papa Francisco describió el pasado 8 de diciembre a san José al anunciar que el 2021 se convertía en un «Año» especial dedicado al padre putativo de Jesús y Patrono de la Iglesia Universal al conmemorarse el 150 aniversario de ese pronunciamiento por Pío IX con el decreto Quemadmodum Deus, firmado el 8 de diciembre de 1870.

Francisco lo hacía con un mensaje movilizador que proponía una mirada ‘Con corazón de padre’ con los valores afectivos, morales y espirituales que ello conlleva.

No por casualidad España y otros países, celebran el Día del Padre cada 19 de marzo. Es que esta fecha es San José.

Figura sencilla, humilde, silenciosa y de aspecto pobre en apariencia. Así se lo recuerda a ese carpintero al que Dios le encomienda una misión única y maravillosa, pero de la cual hay que estar preparado para el desafío. Siempre se ha mostrado a José como hombre de la discreción y de conducta reservada y prudente. De una gran fortaleza, y de estirpe real, de la familia de David.

Es así como Dios le muestra un amor preferencial, y él responde sereno, fiel y agradecido.

La gloria del humilde José es todavía más alta. Además de esposo de María, y por serlo, José es padre legal de Jesús, o como dijera Francisco, putativo. No es su padre biológico, pero es padre real y verdadero, pues la biología no es la única realidad. Por ejemplo, la ley del levirato ordenaba que, si un hombre moría sin descendencia, su hermano se casase con la viuda, y el primer hijo sería legalmente hijo del difunto con todas las consecuencias. José es, pues, padre verdadero de Jesús.

Además, a diario vemos a hombres ‘con corazón de padre’ que se ocupan del cuidado de niños sin ser sus progenitores, pero que llevan a delante ese rol y compromisos únicos, con amor, fervor y dedicación. José es un gran espejo de conducta a seguir.

Según el Evangelio de Mateo, era de oficio artesano, lo que ya en los primeros siglos del cristianismo se concretó en carpintero, profesión que habría enseñado a su hijo, de quien igualmente se indica que era «artesano».

Se desconoce la fecha de su muerte, aunque se acepta que José de Nazaret murió cuando Jesucristo tenía ya más de 12 años, pero antes del inicio de su predicación. En efecto, el Evangelio de Lucas menciona a «los padres» de Jesús cuando este ya cuenta con 12 años.

Numerosos autores cristianos, se refirieron a lo largo de la historia a José de Nazaret señalando que su festividad dada desde antiguo ya que se encontraba en 1.484 le elevó a rito doble.

También desde el comienzo de la Orden de Frailes Menores, los franciscanos se interesaron en José de Nazaret como modelo único de paternidad.

Distintos escritores franciscanos desde el siglo XIII al XV fueron sugiriendo progresivamente cómo José de Nazaret podría convertirse en un modelo de fidelidad, de humildad, pobreza y obediencia para los seguidores de Francisco de Asís. ​

Sin embargo, fue Teresa de Ávila quien dio a la devoción a San José el espaldarazo definitivo en el siglo XVI. Esta mística española relata su experiencia personal referida a José de Nazaret en el Libro de la Vida:

Y tomé por abogado y señor al glorioso san José, y encomendéme mucho a él. […] No me acuerdo hasta ahora haberle suplicado cosa que la haya dejado de hacer. Es cosa que espanta las grandes mercedes que me ha hecho Dios por medio de este bienaventurado santo, de los peligros que me ha librado, así de cuerpo como de alma; que a otros santos parece les dio el Señor gracia para socorrer en una necesidad; a este glorioso santo tengo experiencia que socorre en todas, y que quiere el Señor darnos a entender que así como le fue sujeto en la tierra (que como tenía nombre de padre siendo ayo, le podía mandar), así en el Cielo hace cuanto le pide. […] Paréceme, ha algunos años, que cada año en su día le pido una cosa y siempre la veo cumplida. Si va algo torcida la petición, él la endereza para más bien mío. […] Sólo pido, por amor de Dios, que lo pruebe quien no me creyere, y verá por experiencia el gran bien que es encomendarse a este glorioso Patriarca y tenerle devoción. En especial personas de oración siempre le habían de ser aficionadas, que no sé cómo se puede pensar en la Reina de los Ángeles, en el tiempo que tanto pasó con el Niño Jesús, que no den gracias a san José por lo bien que les ayudó en ello. Quien no hallare maestro que le enseñe oración, tome este glorioso santo por maestro, y no errará en el camino.

Además, José de Nazaret fue declarado patrono de la familia y es considerado por antonomasia el patrono de la buena muerte, atribuyéndosele el haber muerto en brazos de Jesús y de María.

Debido a su trabajo de carpintero es considerado patrono del trabajo, especialmente de los obreros, por dictamen de Pío XII en 1955, que quiso darle connotación cristiana a la efeméride del Día internacional de los trabajadores.

La Iglesia católica lo ha declarado también protector contra la duda y el papa Benedicto XV lo declaró además patrono contra la relajación moral.

Juan Pablo II, dedicó a San José su exhortación apostólica Redemptoris custos, el 15 de agosto de 1989; y el papa Francisco el 8 de diciembre de 2020 escribió la carta apostólica Patris corde – Con corazón de padre -con ocasión del 150 aniversario de la declaración por Pío IX, el 8 de diciembre de 1870, de San José como patrono de la Iglesia Universal​; con ese mismo motivo declaró un Año de San José, desde el 8 de diciembre de 2020 hasta el 8 de diciembre de este 2021.​

Se le considera patrono de la  Acción Católica Argentina.

San José ha sido proclamado patrono de América, China, Canadá, Corea, México, Austria, Bélgica, Bohemia, Croacia, Perú, Vietnam.

En la diócesis Santo Domingo de Guzmán, las parroquias de Dudignac, de Gral. Pinto, Tres Algarrobo, Saliqueló y Mones Cazón se llaman San José.

El Monasterio de las Hermanas Carmelitas, también se denomina San José; y además, también está en la ciudad de Nueve de Julio la capilla San José Obrero.