El cuerpo de Abraham Ibáñez habló en la autopsia y regresó a Facundo Quiroga

Compartir

Natatorio Club Atlético Quiroga

En la morgue departamental con asiento en Chivilcoy, se realizó esta tarde a partir de la hora 15, la autopsia a Abraham Ibáñez, quien ayer falleciera en el natatorio del Club Atlético Quiroga por asfixia por inmersión.

El cuerpo habló, así se define a este examen de un fallecido a los fines de determinar las causas del deceso.

Lo primero que se constató es que su estructura física en tu integridad no presenta lesiones, ya sea en lo oseo como en la piel, descartándose cualquier agresión externa que podría haber provocado su caía al agua.

El ingreso al natatorio fue ya sin vida. Así lo determinaron sus pulmones. Tuvo un paro cardio-respiratorio, no traumático por una arritmia,  por lo que no presentaban agua en su interior. Así como cayó al natatorio, podría haber sido al césped.

Faltan más estudios complementarios o accesorios que no hacen a lo esencial de la investigación, sobre responsabilidades. Están referidos a determinar el origen de la arritmia y el paro cardio-respiratorio, causal de su muerte.

Lo cierto es que el primer informe exime de toda responsabilidad a quienes se encontraban a su alrededor, máxime al bañero que con angustia repasa esos minutos sin encontrar explicación, pero que siente el compromiso de su tarea,  de cuidar a quienes se encuentran en el perímetro interno de la pileta.

El furgón-ambulancia que trasladó  el cuerpo, llegó a Facundo Quiroga cerca de las 19.30 hs. para ser entregado a su familia y luego darle sepultura. La misma será mañana.