lunes, octubre 25, 2021

Hace 116 años el tren comenzaba a darle vida a una despoblada región pampeana

El 4 de diciembre de 1904, se inauguró el ramal del Ferrocarril Oeste que unía Olascoaga-Timote

Durante el año bisiesto de 1904, el país se mostraba próspero. Las obras de infraestructura se llevaban adelante en el marco de una proyección nacional.

Las vías del tren, que habían comenzado a trazarse antes de la llegada del Siglo XX, se proyectaban para dar nacimiento, no solo nuevas estaciones, Era el símbolo de fundación de localidades y ciudades, y abrían caminos de esperanza.

El domingo 4 de diciembre de ese año, dos hechos se convertían en trascendentes. En Luján se inauguraban las principales obras de la Basílica y la Virgen era llevada desde el altar popular en cercanía de Capilla del Señor hasta su actual  ubicación en el altar mayor del Monumento Histórico Nacional de la fe más visitado a lo largo de cada año, a excepción de este 2020, ante la Emergencia Sanitaria.

El otro suceso relevante fue la inauguración del ramal del entonces Ferrocarril Oeste, luego Sarmiento, entre Olascoaga-Timote. Esta estación está ubicada a 379,300 km del punto de partida en Once, Buenos Aires.

Es así como comienzan a ponerse en marcha: Carlos María Naón,  Prieto (luego El Tejar), Ramón J. Neild, Facundo Quiroga, Martínez de Hoz, Las Toscas, Carlos Salas, Timote.

Ocho pueblos se abrían a un mundo de esperanzas, fuentes laborales, nuevas parejas que elegían uno de ellos para empezar a formar una familia, instituciones que se ponían en marcha, como servicios policiales, escuelas que se inauguraban, boticarios, que creaban farmacias, almacenes de ramos generales, altares que se formaron en capillas o iglesias y un sin fin de servicios más.

Manuel Quintana, había asumido la presidencia del país el 12 de octubre de ese año, tal como señalaba la Constitución Nacional, y que su mandato sin posibilidad de renovación sería por seis años. Su muerte ocurrida el 12 de marzo de 1906 hizo que ese mandato lo completara su vicepresidente José Figueroa Alcorta.

Ese mandatario, junto a funcionarios, legisladores y hombres importantes de instituciones y sociedad, viajaban en los vagones del tren, cuyo servicio estaba en manos de una empresa de capitales ingleses que llevaron adelante el proyecto y la obra.

Al paso del tren, se volcaban los pocos habitantes que en cada estación habían. Se trataba de los primeros pobladores que habían llegado para trabajar en su traza y construcción de los edificios pioneros.

Hace 116 años nacían estas localidades cuyos pobladores de hoy, junto a sus propias fuentes laborales, se unen en propuestas de mejor calidad de vida a través de los servios.

Recordamos a 116 años, a todos los que abrían esos caminos de esperanza y progreso.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias