A 28 años de la vuelta de Lobos los casarenses recuerdan a Roberto Mouras

Compartir

Fue un 22 de Noviembre como hoy, pero de 1992 se corría en Lobos, las series transcurrieron con normalidad, nadie previa la tragedia que se estaba por vivir, la primera serie era para Roberto Mouras, seguido por el “Chueco” Romero y Oscar Aventin, la segunda serie era para Juan M. Landa, segundo era Eduardo Marcos y tercero Fabían Acuña, la tercera era victoria de Eduardo Rodríguez Canedo, seguido por José “Pepe” Malisia y Juan de Benedictis, llegaba la final y cuando venia en punta, tuvo un fuera de pista y la tragedia vistió de luto al TC y el automovilismo argentino, este fue el clasificador:
Pos. Piloto – Auto – Tiempo/Dif.
1º Roberto Mouras – Chevrolet 23m 6s 875/000
2º Jose M. Romero – Dodge a 552/000
3º Oscar Aventin – Ford a 6s 68/000
4º Juan De Benedictis – Ford a 8s 613/000
5º Juan M. Landa – Dodge a 9s 430/000
6º Vicente Pernia – Dodge a 10s 507/000
7º Eduardo Nicieza – Chevrolet a 10s 674/000
8º Emilio Satriano – Chevrolet a 11s 30/000
9º Osvaldo Lopez – Chevrolet a 11s 350/000
10º Fabian Acuña – Ford a 11s 787/000
El promedio del ganador fue de 164km 232 metros x hora.
El récord de vueltas para Jose M. Romero con 2m 32s 276/000 a 166km 198 metros x hora, logrado en la 3ra. Vta.

Roberto José Mouras fue uno de los mejores pilotos del automovilismo argentino. El Toro de Carlos Casares se destacó en el Turismo Carretera, categoría en la que logró 50 victorias y tres títulos (1983, 1984 y 1985 con Dodge). Mouras falleció el 22 de noviembre de 1992 durante la final que se estaba disputando en el semipermanente de Lobos.

Sin abandonar su espíritu ganador, combativo y guerrero, Mouras se la jugó en el circuito semipermanente de Lobos en pos de descontar los puntos que le llevaba Oscar Aventín en la cima del torneo y lo pagó con un accidente fatal.

La ruta 205 fue el escenario, cerca del cruce con la 41, para que la multitud, a la vera de la ruta, presenciara incrédula como un montículo de tierra frenó a la Chevy de Mouras, que venía a 230 kilómetros por hora y producto de una goma delantera traicionera que reventó “espantó” a la cupé del “Toro”.

El golpe fue seco, tremendo y un silencio sepulcral de miles de fanáticos presagió lo que ninguno quería ni esperaba, que se apague la vida de un tipazo de 46 años que solo quería ganar la carrera y su cuarto título de TC.

Roberto Mouras ganó pos morten la carrera de Lobos y sumó 50 triunfos en el Turismo Carretera, detrás del nueve veces monarca y máximo ganador de la categoría con 56 victorias, Juan Gálvez. Pero el “Toro” Mouras fue grande arriba y debajo de un auto, porque fue valorado y respetado por propios y extraños por su don de buena gente.

Carlos Casares orgulloso de su hijo. El automovilismo, alegre de un destacado competidor!.