domingo, febrero 5, 2023
domingo, febrero 5, 2023

Es el Día del Canillita

Es un reconocimiento a los vendedores de diarios en las calles o paradas

El 7 de noviembre de 1910, el prolífico dramaturgo Florencio Sánchez falleció a los 35 años de una neumonía.

En 1947, 37 años después de su muerte, se instauró que aquella fecha se celebrara el Día del Canillita, en honor al hombre que inmortalizó su figura a través de la palabra.

La jornada está dedicada a los vendedores de diarios, revistas y todos productos derivados de la prensa gráfica.

Su origen tiene a Rosario como escenario y a Florencio Sánchez, autor clave de la historia del teatro rioplatense, como a uno de sus protagonistas.

El 1° de enero de 1898 comenzó la distribución del diario La República, creado por el senador, escritor y abogado, Lisandro de la Torre. El político provenía del radicalismo y fundó el Partido Demócrata Progresista y en 1939, tras denunciar la corrupción de la década infame, se suicidó.

Más allá de este final trágico, en aquel verano de 1898, la aparición del diario fue celebrada y se convirtió en un acontecimiento. Un grupo de niños irrumpió las avenidas rosarinas, llevando los ejemplares bajo el brazo al grito de ¡La República a medio peso!

Y esa forma de vender ejemplares por parte de los niños fue la gran novedad porque antes de ese momento los diarios se comercializaban sólo por correo, por suscripción o comprándolos directamente en el lugar de la impresión.

Y en el término Canillita tuvo mucho que ver Florencio Sánchez, un periodista y dramaturgo nacido en Uruguay, que tenía 23 años cuando se convirtió en jefe de Redacción de La República.

Mientras estaba en Rosario, Sánchez creó un texto para teatro titulado Canillita que tenía como protagonista a uno de aquellos chicos vendedores de diarios. La obra surgió después que el hombre viera a un muchacho con unos pantalones que le quedaban cortos. Ese look dejaba a la vista las canillas, los largos huesos de sus piernas muy flacas.

Canillita se estrenó el 1° de octubre de 1902. La representación estuvo a cargo de la Compañía de Zarzuelas y la buena repercusión hizo que estuviera en el escenario durante doce noches seguidas.

En la primera escena aparecía un chico que cantaba este estribillo: “Soy canillita / gran personaje / con poca guita / y muy mal traje”.

Un año más tarde, y ya en Buenos Aires, Sánchez conoció a Jerónimo Podestá, uno de los miembros de una familia clave para el teatro argentino. Estrenó M’hijo el dotor, un drama que desarrollaba la confrontación entre la vida rural y el mundo de la ciudad.

Y luego reestrenó Canillita en Capital. Fue un suceso y en agradecimiento se realizó una función para los canillitas porteños. Desde ese momento quedó asociado para siempre la palabra para los vendedores de diarios y revistas.

En este año ante la pandemia la actividad estuvo limitada por un lado por el aislamiento y luego por el distanciamiento.

A todos los Canillitas, Muy Feliz Reconocimiento!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias