La digitalización, una clave para trascender

Compartir

Si algo nos ha enseñado la tecnología, es que es una herramienta fundamental para el desarrollo de la sociedad en su constante búsqueda por el conocimiento y el progreso.

Con cada avance que existe, también cambian las necesidades y las exigencias, que se han vuelto cada vez más inmediatas y con estándares más altos por cumplir, esto en gran parte a la transición que se tiene de lo analógico a lo digital.

La vida de hoy en día no es la misma a la de hace décadas, en gran parte por la aparición del internet y las nuevas tecnologías de la información. El mundo digital ha sido fundamental para que más personas se conecten entre sí y no se estanquen, de tal forma de que las tareas sean realizadas óptimamente y en el menor tiempo posible.

La digitalización representa una gran oportunidad para que las grandes empresas, los negocios y los emprendedores se adentren en las tendencias y los cambios que hay en la sociedad, pues les permite estar más actualizados con las necesidades de sus clientes y de los constantes cambios que hay en la web. Algunos negocios ya han comenzado a ser habilitados en internet, pero aún queda mucho camino por recorrer.

Argentina no es la excepción a esta revolución digital, pues es un país que está cada vez más adentrado en el uso de las TICs (tecnologías de la información y comunicación). El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) señala que 60,9% de las casas en las grandes ciudades tienen a su disposición una computadora, en tanto el 82,9% cuentan con conexión a internet, una cifra enorme tomando en cuenta de que representan más de la mitad de la mancha urbana.

A nivel individual, son 35.09 millones de argentinos los que pueden considerarse como usuarios de internet, de acuerdo con el sitio de estadísticas Statista, colocándose como el tercer país de Latinoamérica con más internautas, únicamente por debajo de Brasil y México.

Con tantos usuarios en la web, esto representa un mercado amplio que las grandes, medianas y pequeñas empresas no pueden perder de vista: el estilo de vida ha dejado de ser exclusivamente físico y ha adoptado los servicios físicos para convertirse en herramientas fundamentales para el cumplimiento de las tareas.

Tenemos como claro ejemplo el entretenimiento. La industria del juego y el azar es una de las que mejor se ha adaptado al mundo digital y la cual se encuentra en crecimiento constante.

Desde hace algunos años, sus plataformas operan en la web con una oferta que incluye un catálogo extenso de juegos, además de acomodarse a las necesidades de sus clientes, con atención al cliente y una variedad de pagos.

Los servicios de streaming también se dedican a ofrecer distracción, pero lo hacen a través de materiales audiovisuales como películas y series, algunas de ellas de producción propia, como es el caso de Netflix, que de acuerdo con un informe de Comparitech, cuenta con casi 5 millones de suscriptores argentinos en el primer semestre del 2020.

Estas plataformas han dividido opiniones sobre si serán el siguiente paso en lo que a filmes se refiere y reemplazarán al cine tradicional, pero lo cierto es que se han vuelto en un gran negocio que ha aprovechado la digitalización para ofrecer sus servicios y conseguir suscriptores.

Otras actividades como los deportes también se han digitalizado, como sucede con los eSports, los cuales han llamado la atención de los usuarios al ser actividades estrechamente vinculadas con los videojuegos y enfocadas en el mercado joven.

Su poder de convocatoria es tal, que el Campeonato Mundial de League of Legends (LoL) es la competencia de deportes electrónicos más importante de esta tendencia, con 99.6 millones de espectadores y millones de dólares gastados en marketing, con muchos más millones en ingresos, patrocinios y transmisiones.

Se trata de dinero que ha llegado a beneficiar a múltiples empresas y que otras organizaciones han visto, como la NBA, que cuenta con su propia liga oficial de eSports y que cuenta con respaldo de la mayoría de los equipos que compiten en el baloncesto profesional de Estados Unidos.

Pero los servicios en internet no son los únicos que han cambiado con la digitalización. El mundo de los negocios ha dejado de manejarse exclusivamente con dinero en efectivo y ha hecho una gran apuesta por los métodos de pago digitales, que incluyen desde las conocidas tarjetas de crédito y débito, así como otras formas más novedosas, como transferencias, monederos electrónicos, criptomonedas y muchos otros más.

De acuerdo con GeoPagos, el 76% de los argentinos ha preferido pagar de otras formas distintas al efectivo, tanto por la rapidez de sus transacciones como por seguridad ante riesgos de robos. Son muchos servicios los que se pueden realizar, desde compras en tiendas departamentales y de autoservicios, en transporte privado (Uber), entregas a domicilio e incluso a la hora de hacer pagos de agua y luz.

La vida en Argentina ha cambiado bastante. Con el desarrollo de la tecnología y el hecho de que cada vez más generaciones se adentran en el mundo digital, las formas de consumir y de pagar están adaptándose a las tendencias, el acceso a internet es más público y se está convirtiendo en una gran oportunidad para que los negocios volteen a ver hacia la web y se unan a esta revolución tecnológica.