viernes, julio 30, 2021

Día de las Futbolistas Argentinas

El reconocimiento comenzó el año pasado en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y se ha expandido como fecha nacional

Una iniciativa del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, de hacer un reconocimiento a las mujeres que juegan al fútbol, ha comenzado a ser considerado en otras geografías del país.

La fecha recuerda que en el estadio Azteca – México-y en una Copa del Mundo, una jugadora zurda argentina con la número 10 en la espalda,Elba Selva, convirtió los cuatro tantos de la histórica victoria 4-1 sobre las inglesas, el 21 de agosto, fecha que desde 2019 fue declarada el Día de la Futbolista Argentina.

Ese hecho ea en el año 1971 ante un torneo amateurs. Poco hay sobre ese recuerdo que movilizó a la Legislatura porteña a institucionalizar el homenaje. Se viajó sin reconocimiento de la AFA, con el deseo femenino de jugar. Sin entrenador y las participantes se procuraron las camisetas y botines para jugar.

La autora de los 4 goles tiene 76 años. Elba Selva dudaba de ir a México. En ese momento trabajaba en una fábrica de alambres y tenía un hijo de dos años. Su marido Raúl, sabiendo que podía ser una oportunidad única  para ella, la apoyó para que viajara. A la vuelta la despidieron de la fábrica y no volvió a jugar al fútbol más que en forma esporádica.

Selva mantuvo oculta su experiencia mundialista por 48 años.

Es que el fútbol practicado entre mujeres es el deporte en equipo que más ha crecido y se lleva adelante en todo el mundo.

Esta variante se ha vuelto popular en varios países, y es una de las pocas disciplinas deportivas femeninas con ligas profesionales en ese ámbito.

La mujer ha tenido participación en el desarrollo y evolución del fútbol hasta nuestros días.

Ya se jugaba con un balón en China, hace muchos siglos atrás.

Las primeras evidencias parecen venir de la China de la dinastía Han donde se practicaba una variante antigua en la cual podían participar mujeres, llamada Tsu Chu, que se documenta a partir del 2500 a.C.

La meta del Tsu Chu era patear el balón a través de una pequeña red abierta y se podía anotar con cualquier parte del cuerpo, excepto las manos.

Existen otros deportes que indican que en la Europa del siglo XII era usual que las mujeres jugaran juegos de pelota, especialmente en Francia y Escocia.

Durante la Edad Media, en Gran Bretaña, estuvo prohibido.

Tras siglos de persecución y prohibiciones contra el fútbol por su “naturaleza violenta”, en 1863 en Gran Bretaña, se definieron normas para evitar la violencia en el juego con tal de que fuera socialmente aceptable para las mujeres.

Mientras que algunos sostienen que el primer partido oficial de fútbol femenino tuvo lugar en Glasgow, Escocia, en 1892, no hay evidencia clara que lo confirme.​ Varios encuentros habían tenido lugar durante la década de 1880, pero ninguno que pueda calificarse como oficialmente organizado.

La Primera Guerra Mundial fue clave en la masificación del fútbol femenino en el Reino Unido. Debido a que muchos hombres fueron reclutados por las fuerzas armadas británicas y partieron al campo de batalla, la mujer se introdujo masivamente en la fuerza laboral y por ende en los torneos de fútbol que eran populares entre los obreros varones de la época. Muchas fábricas tenían sus propios equipos de fútbol que hasta ese entonces eran privilegio de los varones.

Sin embargo, al fin de la guerra, la FA no reconoció al fútbol femenino a pesar del éxito de popularidad que alcanzó. Esto llevó a la formación de la English Ladies Football Association, cuyos inicios fueron difíciles debido al boicot de la FA, que las llevó incluso a jugar en canchas de rugby y en otras instalaciones no afiliadas a la FA. Igualmente, la FIFA prohibió el fútbol femenino en sus campos oficiales.​ Esta prohibición duró hasta 1971.

Tras la Copa Mundial de Fútbol de 1966 y la progresiva masificación del fútbol, el interés de las aficionadas creció a tal punto que la FA decidió reincorporarlas en 1969 tras la creación de la rama femenina de la FA. En 1971, la UEFA encargó a sus respectivos asociados la gestión y fomento del fútbol femenino hecho que se consolidó en los siguientes años.

Así, países como Italia, Estados Unidos o Japón llegaron a constituir ligas profesionales competitivas de fútbol femenino, cuya popularidad no envidia a la alcanzada por sus símiles masculinos.

El deporte entre mujeres creció y sigue desarrollándose. En el distrito ya son varios los clubes que han desplegado la actividad y se juega en competencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias