domingo, julio 25, 2021

Adiós al maestro Agustín Alezzo

Fue un destacado actor, director y maestro de teatro que tenía 84 años

Buenos Aires, 4 de diciembre de 2017 – Se entregaron los “Premios a la Trayectoria del Fondo Nacional de las Artes” en el Tatro Cervantes – Teatro Nacional Argentino. El ministro de Cultura, Pablo Avelluto entregó el gran premio a José Martínez Suárez.Fotos: Romina Santarelli / Ministerio de Cultura de la Nación.

El Ministerio de Cultura de la Nación lamenta profundamente la muerte de Agustín Alezzo, maestro de teatro y referente imprescindible de nuestra cultura. Queda un auténtico legado en cada una de las actrices y actores que formó, en las obras que dirigió y en la maravillosa experiencia de disfrutar de sus creaciones. Fue una figura central en la escena teatral argentina.

Actor, director y especialmente maestro de actuación, Agustín Alezzo desempeñó un rol fundamental como formador de actores y actrices. Tuvo un larga e importante trayectoria en la que dirigió más de 70 obras. Una de sus últimas realizaciones, fue la dirección de Yettatore, en el Teatro Nacional Cervantes.

Nació en Buenos Aires el 15 de agosto de 1935, estudió tres años la carrera de Derecho pero la abandonó para convertirse en actor y dedicarse por completo a su auténtica vocación: la dirección y la docencia teatral. Fue alumno de Lee Strasberg y discípulo de Hedy Crilla. Debutó como director en 1968 con La mentira, de Nathalie Sarraute. Formó parte del Nuevo Teatro junto a Alejandra Boero y Pedro Asquin, integró el Grupo Juan Cristóbal, junto a Carlos Gandolfo, y fue miembro del teatro La Máscara.

Se lució en los escenarios con importantes producciones como Las brujas de Salem de Arthur Miller, Ejecución de John Herbert, Botín de Joe Orton, La rosa tatuada de Tennessee Williams, Arsénico y encaje antiguo de Joseph Kesselring, Memorias de un adolescente de Neil Simon, Cartas de amor en papel azul de Arnold Wesker, Master Class de Terence McNally, Ricardo III de Shakespeare, La profesión de la Señora Warren de George Bernard Shaw, Rose de Martin Sherman, El jardín de los cerezos de Antón Chéjov, Yo amo a Shirley, Yo soy mi propia mujer, entre muchas otras otras.

Durante la última dictadura militar, integró las penosas listas negras de intelectuales y referentes de la cultura prohibidos pero encontró refugio en la docencia creando el mítico grupo Repertorio, con el cual realizó decenas de espectáculos. También dirigió el Conservatorio Nacional de Arte Dramático y la escuela El Duende, donde funcionó una sala de teatro independiente. Fue quien introdujo el famoso método Stanislavski en el teatro argentino con el que formó a una gran cantidad de importantes y reconocidos actores y actrices.

Recibió decenas de premios y merecidos reconocimiento, como Premio Konex de Platino en 2001 al Mejor Director de Teatro de la década en Argentina, además del Diploma al Mérito en 1981 y 1991​, recibió el Premio María Guerrero a la trayectoria, recibió el Premio a la Trayectoria Artística del Fondo Nacional de las Artes y el Instituto Nacional del Teatro (INT) le otorgó un premio honorífico a su trayectoria, entre tantas otras distinciones.

Fue humilde, sencillo, agudo, comprometido y un defensor de lo que más amaba: el teatro y sus alumnos. Ambos, hoy lamentan su pérdida.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias