Con formato de Formula 1 arriba a sus Bodas de Oro el Autódromo de Nueve de Julio

Compartir

Con un predio colmado de asistentes e invitados especiales, que eran aquellos que habían apoyado su construcción, acompañando a las autoridades de estilo, el 26 de junio de 1970, era inaugurado el Autódromo de Nueve de Julio.

Con orgullo se lucía un circuito con formato de auto de competición de Formula 1.  Es que el trabajo previo para su concreción, dedicación, amor, entrega esfuerzo y visión de sus impulsores, presentaba en sociedad a sus convecinos y mundo automotor o turca un escenario Formula 1. Es decir, único en su estilo ya que , con tres variantes de longitud, pertía que se hagan carreras a ‘gusto del organizador’ . El mayor desplazamiento, de 4.646,85 m. La segunda variantes, 3.348,15 m., y la menor distancia, 1.628,45 mts.

Su pista, por diseño y atractivo a los corredores, rápidamente la convirtió en que las categorías más importantes del país, para que se pensara en este escenario a la hora de armar las agendas o calendarios de competencias.

En aquel entonces, se estaba saliendo de las carreras en rutas abiertas y los autódromos eran una necesidad para dar seguridad a propios y ajenos.

Ese 26 de junio, quedó en el recuerdo de los asistentes y los archivos de los medios que informaron que Néstor Jesús García Veiga, era el ganador de la competencia inaugural desde la categoría Sport Prototipo. Es que el Chelco II, llegaba como favorito y atraía a un gran universo ya que todavía la rivalidad Ford-Chevrolet estaba muy arraigada.

Previa a esta carrera, la Fórmula 4, de la cual culminó con un triunfo de Juan Laskac, había sido la antesala…Pero los ojos estaban en lo que iban a dar los Sport Prototipo.

En los primeros años del autódromo se corrieron competencias zonales y nacionales, y se ‘peleaba’ por el plato fuerte del ‘rugido de motores’.

Luego llegaría la primera carrera de Turismo Carretera o TC. Fue en vísperas de un nuevo aniversario de la Declaración de la Independencia, fecha por la ciudad el distrito lleva su nombre. Ese fin de semana del 7 y 8 de julio de 1979, la ciudad fue el gran anfitrión, la que se caracterizó luego a lo largo de las distintas competencias, ya que se recibía con alegría a los visitantes, y se fomentaba, sin la promoción de ahora el mini turismo. Esta vez, Ford, dio revancha. Fue Esteban Fernandino al volante de un Falcon el ganador.

Además del TC, también compitieron en Nueve de Julio el Turismo Competición 2000, el Turismo Nacional, el Top Race, por citar algunas categorías, de atracción.

Desde entonces, este autódromo sirvió también como circuito de pruebas para todos los pilotos, que se sentían atraídos por una pista que los entusiasmaba y les hacía ganar en adrenalina. De esa alta concurrencia siempre se habló entre los competidores.

Es que el trazado se compone de tres rectas bien definidas, y esos entusiasma a los corredores, siendo la principal modificada con una “chicana” derecha-izquierda, para evitar un exceso de velocidad antes de ingresar a la primera curva.

Posee también cuatro curvas bien definidas y tres curvas pequeñas, ubicadas las dos primeras a la entrada y salida de la recta opuesta, mientras que la tercera se ubica a la entrada de la principal.

El sentido de giro del autódromo es favorable a las agujas del reloj, teniendo sitios donde no se requiere demasiada exigencia al coche y siendo la parte más exigente en la horquilla norte, formada por una recta larga, un curvón cerrado y una pequeña recta que desemboca en la principal.

En este sitio, la aceleración del motor y la tracción del coche juegan un papel fundamental a la hora del sobrepaso.

Este trazado posee dos variantes, siendo la mayor de 4616,85 metros y la menor de 3428 metros. La traza principal, es actualmente utilizada por categorías nacionales de alto rendimiento mecánico como ser el Turismo Carretera, el Top Race o el TC Mouras, mientras que el trazado menor fue utilizado por última vez en 1996, por el campeonato de TC 2000.

En esa competencia, Nueve de Julio viviría una fecha especial, ya que ese día se produjo la última victoria de ‘Yoyo’, Guillermo Maldonado,  gran conocedor del circuito.

La ubicación de este autódromo, dentro del ejido urbano de la ciudad de Nueve de Julio, lo convierte en el principal punto de convergencia de una zona donde prevalecen ciudades con alto grado de seguidores de la disciplina automovilística, como lo son Junín, Chacabuco, Chivilcoy, Carlos Casares, entre otras.

Asimismo, este autódromo también sirvió como pista de pruebas para varios pilotos de las más variadas categorías, pero que se pueden unificar en el recuerdo con las citas de Daniel Cingolani, además de ‘Yoyo´y Guillermo Castellanos, quien ha dejado una huella imborrable.

Después de muchas idas y venidas, actualmente, una ONG local, de la mano de las autoridades municipales, llevan adelante la administración y obras para que en este 50 aniversario lo encuentre para lo que se define pospandemia.

La Emergencia Sanitaria desplazó lo organizado para recordar sus Bodas de Oro, pero para decir Felices 50 Aniversario Autódromo de Nueve de Julio!.