sábado, diciembre 4, 2021

A 140 años del comienzo de la repatriación de los restos de San Martín

El 21 de abril de 1880 comenzaron a navegar desde Francia rumbo a Buenos Aires

Puerto de El Havre

En 1877, el por entonces presidente Nicolás Avellaneda creó la  Comisión Central de Repatriación de los Restos del general San Martín. El cuerpo recién llegó a la Argentina el 28 de mayo de 1880.

El 21 de abril, hace 140 años, se inició el camino de partida desde el puerto de El Havre, Francia, rumbo a la Argentina.

El 23 de enero de 1844, en París, el Libertador José Francisco de San Martín testó por tercera y última vez. En la cláusula cuarta de su disposición testamentaria ordenó “Prohíbo el que se me haga ningún género de Funeral, y desde el lugar en que falleciere se me conducirá directamente, al Cementerio sin ningún acompañamiento, pero sí desearía, el que mi Corazón fuese depositado en el de Buenos Aires”.

La voluntad sanmartiniana pudo cumplirse recién el 28 de mayo de 1880, día en que sus restos llegaron a Buenos Aires.

El cumplimiento de ese deseo que tardó 30 años en concretarse, comenzó a hacerse realidad hace hoy 140 años. Fue el 21 de abril de 1880. En el camino quedó el fallecimiento de su hija Mercedes Tomasa de San Martín de Balcarce. Fue el 28 de febrero de 1875. Su esposo Mariano Balcarce, siguió luego con el deseo del testamento. Ínterin de por medio el féretro fue llevado desde Boulong Sur Mer hasta Brunoy, a una bóveda de la familia Balcarce.

Otro antecedente estuvo dado el 5 de abril de 1877, con motivo del aniversario de la Batalla de Maipú, el Presidente de la Nación Nicolás Avellaneda pronunció un célebre discurso alusivo a la postergada repatriación “…  los pueblos que olvidan sus tradiciones pierden la conciencia de sus destinos, y los que se apoyan sobre tumbas gloriosas son los que mejor preparan su porvenir”.

En ese acto, convocó al pueblo a reunirse en asociaciones patrióticas y recolectar fondos para el ansiado regreso, y suscribió un decreto designando una Comisión Central para tal fin.

El 25 de febrero de 1878, centenario del natalicio del General San Martín, se colocó en la Catedral la piedra fundamental del mausoleo que allí iba a erigirse, en el sitio correspondiente a la Capilla de Nuestra Señora de la Paz.

Ese 21 de abril de 1880, finalmente, se exhumaron las reliquias de San Martín en Brunoy, trasladadas a París, y de allí a El Havre, en donde mediante una solemne ceremonia fueron depositadas en la capilla ardiente del Villarino, transporte de guerra restaurado a comienzos de 1880 que fuera enviado para el cometido. Así comenzó el viaje hacia el Río de La Plata.

El 22 de mayo los restos fueron venerados por el pueblo uruguayo en Montevideo.

Finalmente, el 28 el vapor Villarino ancló frente a Buenos Aires y mediante el vapor “Talita”, fueron transportados los restos del ilustre prócer hasta el muelle de las Catalinas, donde tuvo lugar un notable discurso de Sarmiento.

Ya en la Plaza San Martín, Avellaneda y el ministro peruano Evaristo Gómez Sánchez pronunciaron sendos discursos, para luego conducir el féretro hasta la Catedral Metropolitana, acompañados con el máximo respeto del pueblo. Calcularon los periódicos de la época una concurrencia de entre 30 mil y 100 mil personas acompañando el cortejo fúnebre por las calles Florida, Victoria, Defensa y Rivadavia hasta su último destino.

Terminados los honores y el desfile el General San Martín ocupó su morada definitiva, luego de 30 años de espera. Veinte soldados cargaron el sarcófago al interior de la Catedral.

Transporte Vapor Villarino

Traslado restos de San Martín

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias