jueves, diciembre 2, 2021

Un barón austriaco en el ejercito del norte al lado de Manuel Belgrano

Se llamó Eduardo Kaunitz de Holmberg y arribó desde Europa convencido por San Martín

Eduardo Ladislaus Kaunitz von Holmberg, más conocido como el “Barón de Holmberg”, había nacido en Austria en 1778 cursando sus estudios militares en Alemania, en cuyo ejercito milito hasta alcanzar el gradado de teniente de Guardias Valonas. Sirvió durante las guerras napoleónicas en las tropas del Ducado de Poerg y posteriormente en las Guardias Valonas de España, cuerpo de infantería de élite, similar a la Guardia Suiza vaticana o francesa, donde se alistaban, año a año, 500 voluntarios católicos belgas y holandeses principalmente, para servir de guardia personal del Rey de España. El recién arribado al Río de la Plata tenía firma formación prusiana.

Por entonces, raíz de la Invasión Napoleónica a España se refugió en Cadiz y trabó relación con el joven San Martín, José Matías Zapiola y Carlos María de Alvear.

A comienzos de 1812 se embarcó en Inglaterra en la fragata Jorge Canning llegando a Buenos Aires el 9 de marzo de aquel año en compañía de los militares mencionados. Ese arribo fue reflejado por la Gazeta, la misma que había fundado Mariano Moreno de la siguiente manera:  “A este puerto han llegado, entre otros particulares que conducía la fragata inglesa, el Teniente Coronel de Caballería José de San Martín, Primer Ayudante de Campo del General en Jefe del Ejército de la Isla, marqués de Coupigny; el Capitán de Infantería Francisco Vera; el Alférez de Navío José Zapiola; el Capitán de Milicias Francisco Chilavert; el Alférez de Carabineros Reales, Carlos Alvear y Balbastro; el Subteniente de Infantería Antonio Arellano y el Primer Teniente de Guardias Valonas Eduardo Kailitz (sic), Barón de Holmberg. Estos individuos han venido a ofrecer sus servicios al gobierno y han sido recibidos con la consideración que merecen por los sentimientos que protestan en obsequio de los intereses de la Patria”.

El 20 de ese mismo marzo Eduardo Kaunitz, fue dado de alta como teniente coronel de infantería del ejército, y pasó a formar parte del ejercito del norte, cuyo mando asumió en aquellos días el general Belgrano, de quien llego a ser el barón Holmberg su consejero.

En la imponente ceremonia llevada a cabo en Jujuy,  el 25 de mayo de 1812, al recordar el segundo aniversario de la Revolución de mayo, día en que el canónigo Dr. Juan Ignacio de Gorriti bendigo la bandera que creara su superior, fue el barón Eduardo Kaunitz quien trasladó la insignia de la patria desde la posada donde se alojaba Belgrano hasta los balcones del Cabildo de la Ciudad de aquella capital norteña.

Holmberg puso en eficiencia el parque y la maestranza del ejercito del norte y combatió en la acción del Rió de las Piedras, el 3 de septiembre de 1812 y 21 días después en la memorable batalla de Tucumán.

El 1 de septiembre de 1812 el coronel San Martín propuso al gobierno superior la creación de una compañía de zapadores, el 8 de septiembre el coronel Holmberg era nombrado comandante de esa compañía, la que se alojó en el convento de la Virgen de la Merced.

Se vistió a la unidad con casaca de paño verde, vivos encarnados y cuello y vuelta negros, sin galón. Pantalón blanco ajustado, botines negros, sombrero con penacho verde.

El austriaco, fue creciendo dentro de las filas del ejercito a punto tal que el 2 de diciembre de 1813 fue nombrado jefe de toda la fuerza militar creada en Santa Fe.

En tanto, soltero como San Martín, ese año se casó con María Antonia Balbastro, porteña y prima de la esposa de Carlos de Alvear, emparentándose entonces con éste.

En febrero de 1814 el gobierno central le ordenó combatir a Artigas y marcho con 500 hombres a la provincia de Entre Ríos, ahí cayo prisionero, pasando a formar parte, al ser liberado del sitio de Montevideo, donde logro hacer rendir la plaza el 23 de junio de 1814.

Más tarde, en 1815 quedo agregado al Estado Mayor de Buenos Aires, nombrado Juez Fiscal del Tribunal Militar.

Su progreso miliar lo llevó a La Rioja; con el general Soler; estuvo preso en Martín García, construyo fortines en Salta, Rojas y Pergamino, en 1844 estuvo a las órdenes del general Rosas, prestando servicios  a las órdenes de Oribe.

De ese matrimonio con María Antonia Balbastro, tuvo un hijo, Eduardo Wenceslao, quien seguiría también la carrera militar, llegando a firmar parte del ejército del  General Juan Lavalle.

Falleció en Buenos Aires en 1853, poco después del nacimiento de su primer nieto, Eduardo Ladislao, quien sería posteriormente uno de los más grandes naturalistas argentinos. Es que Eduardo Ladislaus Kaunitz Barón de Holmberg, fue quien introdujo la botánica en Buenos Aires, tras su arribo.

Para Cadena Nueve, Miguel Banegas Rojas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias