A cuatro años de la muerte de Umberto Eco

Compartir

A cuatro años de su deceso se lo sigue recordando ya que sus obras y pensamiento siguen vigente en ámbitos académicos, de investigación y entusiastas lectores.

Había nacido en Alessandria, un ciudad italiana de la región del Piamonte, el 5 de enero de 1932 y murió a los 84 años, también el norte de ese país. pero en Milán, en la región de la Lombardía, el 19 de febrero de 2016.

Umberto Eco, que era alentado por su padre a que estudiase abogacía, fue un escritor, filósofo y profesor de universidad italiano, autor de numerosos ensayos sobre semiótica, estética, lingüística y filosofía, así como de varias novelas. El nombre de la rosa es la más conocida.

En semiología, ciencia derivada de la filosofía que trata de los sistemas de comunicación dentro de las sociedades humanas, estudiando las propiedades generales de los sistemas de signos, como base para la comprensión de toda actividad, trascendió por los trabajos e investigaciones en comunicación habiendo trabajado en la RAI, Radio y Televisión Italiana.

En lo académico ayudó a generaciones a través de dos de sus obras ‘Como se hace una Tesis’ y ‘Como escribir un libro’.

En su momento trascendió sus 40 consejos para escribir y sus siete recomendaciones para quien incursiona en las letras:

1 – No te creas un artista.

2 – No te tomes demasiado en serio.

3 -No te creas inspirado (la genialidad es 10% inspiración y 90% transpiración).

4- No pierdas el placer de tardarte varios años en completar un libro.

5 – No publiques inmediatamente en tu juventud.

6 – No puedes ser un general sin antes pasar por ser un soldado raso, un teniente, etc: ve paso a paso.

7 – No busques ganar premios, puesto que esto mata toda carrera literaria.

Su padre, Giulio Eco, fue contable antes de la Segunda Guerra Mundial, cuando fue llamado a servir en las fuerzas armadas. Durante la guerra, Umberto y su madre, Giovanna Bisio, se mudaron a un pequeño poblado piamontés. Eco recibió educación salesiana.

Se doctoró en filosofía y letras en la Universidad de Turín en 1954, con un trabajo que publicó dos años más tarde con el título ‘El problema estético en  Santo Tomás de Aquino’.

En estos años, en septiembre de 1962 se casó con Renate Ramge, una profesora de arte alemana con la cual tuvo dos hijos, un varón y una mujer.

Fue, desde 1962 a 1965, profesor agregado de Estética, primero en la Universidad de Turín y después en la de Milán.

En años posteriores continuó su actividad académica en diversas universidades, italianas y extranjeras, sobre todo en la Universidad de Bolonia, donde fue profesor de Semiótica y catedrático de Filosofía. En febrero de 2000 creó en Bolonia la Escuela Superior de Estudios Humanísticos. En 1968 publicó su primera obra netamente de semiótica, “La structura assente”, que le llevó a su obra más completa sobre la materia, “Tratado de semiótica general”, publicado en 1975.

Sin embargo, lo que más fama le ha dado fue su novela “El nombre de la rosa”, publicada en 1980, de la que se han hecho numerosas ediciones. Por ella, Eco recibió el premio Strega, en Italia, en 1981, y el premio Medicis, en Francia. Tras el éxito de la primera, su segunda novela, “El péndulo de Foucault”, era muy esperada. Publicada en Italia en octubre de 1988, fue uno de los libros más vendidos ese año. En enero de 1992, Eco presentó su libro “Semiótica, teoría e historia” y su “Segundo Diario Mínimo”, continuación del libro de apuntes publicado en 1963 con el mismo nombre. Fue autor también de “Los límites de la interpretación” (1992), “La isla del día antes” (1994), “Seis paseos por el bosque” (1996), y “Kant y el ornitorrinco” (1997).

Fue doctor honoris causa por 25 universidades de todo el mundo, entre ellas, la Complutense (1990), la de Tel Aviv (1994), la de Atenas (1995), la de Varsovia (1996), la de Castilla-La Mancha (1997) y la Universidad Libre de Berlín (1998). Posee numerosos premios y condecoraciones, como la Legión de Honor de Francia. Autor de Baudolino (Plaza & Janés, 2001). Su obra póstuma ‘De la estupidez a la locura’ en 2016 hace mención al gobierno de Silvio Berlusconi.

Afectado desde hacía años por un cáncer, su deceso se produjo a los 84 años en su casa de la ciudad de Milán el 19 de febrero del año 2016.