A 18 años del Primer Quiebre del Neoliberalismo

Compartir


Cada año en la proximidad de las santas fiestas, vemos que la historia se hace presente de diferentes formas. Por lo general los medios reflejan la historia, sobre temas que fueron dolorosos y traumáticos.
Los medios en estos días recordarán el 20 de diciembre de 2001 y hablaran una vez más del helicóptero que trasladó a De la Rúa.
La noche violenta, del 19 de diciembre de 2001 dónde las armas eran cacerolas que continúo al otro día, con más de 230 heridos y cinco muertos.
El ex Presidente De La Rua decía y aún hoy debe decir: “qué la violencia que enmarcó su traumática salida del gobierno fue producto de una “conspiración de justicialistas y radicales para desplazarlo del poder”
La verdad la conocen ellos y quizás la justicia algún día pueda aclarar los hechos en defensa de la memoria de los argentinos y sobre todo para los inocentes que fueron víctimas de la barbarie.
Muchos recordamos la noche del 19 como una noche mágica.
El pueblo se manifestaba libremente y en ese caso en particular con utensilios de cocina.
Eso garantizó y dejó en evidencia que se trataba de “PURA ESPONTANEIDAD” de un pueblo engañado, no sólo por las medidas no tomadas o mal tomadas por parte de los gobernantes, sino con aquello que se llamó “La Alianza” en vista a las elecciones electorales del año 1999, esa Alianza que garantizaba la continuidad de un modelo que favorecía a los intereses del neoliberalismo internacional, más que al pueblo argentino.
Desde esa época a hoy ha corrido mucha agua debajo del puente; queda la evidencia que si bien las alianzas políticas sirven; sólo si hay coincidencia en sus principios básicos ideológicos.
Es evidente también que en el FRENTE que se llamó, “CONCERTACIÓN PLURAL”, teniendo como protagonistas principales a Kirchner por el peronismo y a Cobos por el radicalismo, no cumplió con las reglas radicales en cuanto a las coincidencias políticas, filosóficas e ideológicas mínimas; hoy podemos afirmar que se trató de una alianza electoral algo muy distinto a una alianza política.
Así recordamos la noche del 19 de diciembre de 2001 como una noche mágica donde la gente salió espontáneamente a la calle para manifestarse contra un gobierno que se caía por su propia ineficiencia.
Hoy otro gobierno nacional y popular y en la misma fecha propone una ley que favorece a los sectores vulnerables y el insensible neoliberalismo, junto a radicales y pseudos socialistas trata de poner palos en la rueda siendo anti democráticos por no dar cuorum.La diferencia es que en aquel momento se pedía a gritos que se fuera el gobierno, hoy solo se pide que se vote una ley que devuelve la dignidad robada a los sectores vulnerables.