martes, septiembre 27, 2022
martes, septiembre 27, 2022

Mariano Barroso:”Es el acto más emotivo de todos los que tenemos a lo largo del año”

DSC01229-1024x577




Con la presencia de familiares directos de Néstor Francisquez y los héroes de Malvinas del distrito, el Intendente de Nueve de julio, Mariano Barroso encabezó el acto central  al cumplirse el 37 aniversario de la guerra de Malvinas, en el Día del Veterano y los Caídos en la Guerra.

Tras el ingreso de las Banderas de Ceremonia, y escuchar el Himno nacional interpretado por David Maccagnani y cantado por Cristian Medina, el padre Guillermo Gómez y el pastor Emilio Peralta bendijeron la ceremonia y reflexionaron sobre la Guerra de Malvinas, pidiendo que desde la oración se procuren cerrar las heridas.

Luego se dejó una ofrenda floral en el monolito que recuerda al joven saldado Néstor Francisquez que desapareció en 2 de mayo de 1982 cuando fue hundido – fuera de zona de combate – el Buque Gral. Belgrano. El momento fue emotivo ya que el Intendente lo hizo acompañado por la mamá del héroe y sus hermanas.

Más tarde, Sergio Brangeri y Guillermo Cristóbal, ex-combatientes en Malvinas refirieron sobre lo que vivieron. Brangeri recordó los muertos que dejó la guerra y la pos guerra, donde en su mayoría decidieron terminar por sus días.

Otro momento emotivo fue cuando Agustina Mondelli desde Protocolo Municipal, dio estos nombres:  Sergio Brangeri,David Bozzuffi, Eduardo Salgado,  Edgardo Gastambide,  Gustavo Cingolani, Miguel Bénitez,  Horacio Brena, Raúl Coñequir y Guillermo Cristóbal. Son los héroes de Malvinas del distrito, junto a quien no rgresó, Soldad Francísquez.

Al reflexionar sobre la importancia del hecho, a 37 años de sus sucesos, Mariano Barroso destacó que en lo personal ‘es el acto más emotivo de todos los que tenemos a lo largo del año’, por lo que significa la gesta patriótica.

Tras ello, resaltó que ‘Nuestro país ha dado sobradas muestras de apostar siempre por la paz, por el acuerdo, el dialogó, y es nuestro deseo permanente y nuestro trabajo, que así lo siga siendo, que las guerras sean apenas  relatos en hojas de un libro de historia’.

Texto completo del Intendente Mariano Barroso

Estamos reunidos en honor y homenaje de aquellos hombres y mujeres que movidos por un ideal colectivo, y priorizando a la patria por sobre ellos mismos, se entregaron plenamente a una causa que fue, es y será de todos los argentinos.

Para mí, en lo personal, es sin lugar a dudas el acto más emotivo de todos los que tenemos a lo largo del año. Lo vivo con mucha emoción, recordando muchísimos hechos y momentos que quedaron grabados en mi memoria para siempre; es un gran orgullo poder encabezarlo como intendente y transmitir un mensaje a todos, este 2 de abril.

Es imposible hablar de Malvinas sin recordar el contexto, la dictadura, los desparecidos, la aniquilación del estado de derecho; temas que siempre tenemos presente y es necesario destacar, para nunca más volver a incurrir en atrocidades que no deberían haber sucedido en nuestro país, ni en ningún otro, nunca.

Pero no estamos hoy acá para analizar las malas decisiones, la locura de la guerra, o el impulso de un gobierno de facto por perpetuarse en el poder, estamos acá reunidos para conmemorar un día de reflexión, de empatía, para recordar y homenajear como dije.

Nuestro país ha dado sobradas muestras de apostar siempre por la paz, por el acuerdo, el dialogó, y es nuestro deseo permanente y nuestro trabajo, que así lo siga siendo, que las guerras sean apenas  relatos en hojas de un libro de historia.

Pero es un mayor deber, aun en ese contexto, tener presente a los héroes que sin dudarlo afrontaron la adversidad de una guerra, de un enfrentamiento imprevisible, abandonados a una suerte ajena, jugando entero su propio futuro, arriesgándolo todo y esperando prácticamente nada más a cambio, que el saber que cumplieron con su deber.

Es importante destacarlo, porque esta guerra no fue como las demás, no fue colectiva como las del siglo XIX, esta guerra, fue solitaria. Los soldados en Malvinas estaban a su suerte, y tal vez los soldados de San Martín, de Belgrano, también en el fragor de la batalla estaban a su suerte, pero saben qué, esos soldados, comandados por los padres de la patria, habían tenido la compañía, el acompañamiento de todos o de al menos casi todos los argentinos que querían ser libres.

Belgrano con el éxodo jujeño, donde cientos de argentinos, en una retirada que fue casi una odisea, se trasladaron junto al ejército para dificultar el avance de los realistas, y en Tucumán salvaron la revolución.

San Martín en Mendoza, antes de cruzar a Chile, tuvo a todo Cuyo movilizado, para poder así cumplir con su objetivo.

Pero Malvinas, los soldados en Malvinas, estaban del otro lado del mar, a la buena de Dios, y si bien muchos los acompañaron en sentimiento, con cartas, donaciones, con fe, o como el piloto civil de la anécdota, la realidad es que la vida en nuestro país siguió en general como si nada hubiese pasado, los goles del mundial de España se gritaban sin pensar lo que estábamos viviendo.

Por eso este día es tan importante, porque recordar y destacar está muy bien y es necesario para reparar cualquier sentimiento; pero reflexionar como sociedad, es un aprendizaje colectivo que precisa ser impulsado una y otra vez, para que no se repitan los errores cometidos en el pasado.

Entonces nosotros, hoy, desde la lejanía del conflicto, desde las facilidades del presente, tenemos que tomar ese ejemplo y cumplir también con nuestro deber, sería una muy buena actitud en nuestros días.

El nuestro, es un deber mucho más sencillo que el de los veteranos, tan sencillo como respetarnos los unos a los otros, como no hacer a los demás lo que no nos gusta que nos hagan, como cuidarnos, cumpliendo las normas, respetando las leyes, siendo buenos vecinos, ayudando, colaborando, siendo solidarios, cuestiones que muchos practican, pero que si todos se sumaran  generarían un cambio en nuestra Ciudad, y en nuestra país, hechos simples y cotidianos que nos harían ser mejores y vivir mejor.

Pero por qué lo digo, porque la diferencia es abismal, es tan fácil hoy cumplir con nuestro deber, y tan difícil parece a veces. Pero lo trascendental hoy, es ver y analizar estas cuestiones en el reflejo de los veteranos de Malvinas. Así hace que uno sienta que los cambios que tenemos que afrontar son mucho más sencillos de lo que imaginamos, pensemos sino en lo que ellos debieron soportar y tolerar en el frío, en el miedo, en la muerte.

Por eso, nosotros, los que desde lejanos kilómetros y a través de diarios o revistas atravesamos esos días trágicos, o quienes hoy lo hacen a través de un libro de historia; debemos imperiosamente recordarlos, y mostrarles el agradecimiento eterno, hacerles saber que esa entrega, que esa lucha no fue en vano, y que en nuestra querida Argentina el cumplir con el deber es premiado eternamente por el reconocimiento de todos los hombres y mujeres predicando su buen ejemplo

SEÑORAS Y SEÑORES, GLORIA Y HONOR A TODOS LOS CAÍDOS Y VETERANOS DE LA GUERRA DE  MALVINAS.

DSC01206DSC01208DSC01209DSC01205DSC01229-1024x577DSC01223DSC01232DSC01231DSC01230DSC01225DSC01223DSC01212DSC01213DSC01221DSC01224DSC01233

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias