miércoles, octubre 5, 2022
miércoles, octubre 5, 2022

Tras la muerte de Jesús, María vivió en Éfeso, Turquía

Sin-título-10

En el Siglo XIX las visiones de una religiosa agustina – Ana Catalina Emmerick(1774-1824), beatificada luego en el 2004 por Juan Pablo II- , que sin conocer Turquía, describieron el lugar donde la Virgen María había vivido tras la muerte de Jesús.  Con esa data, dos sacerdotes y una monja – H. Jung y Eugene Poulin, y sor Marie de Mandat-Grancey – organizaron una expedición a la zona y encontraron el lugar. Lo más sorprendente es que había una imagen de María enclavada por los lugareños donde los musulmanes le oraban cada 15 de agosto – Día de Asunción-, como una tradición ancestral.

Algunos documentos habían referido el lugar, pero estaban olvidados. Escritos de Juan,  el Concilio de Éfeso en 431 durante el cual a María se le dio el título de “Madre de Dios” y más reciente un investigación del Papa Benedicto XIV (1740-1758).

Sor Catalina describe la casa en la que habría vivido María en la ciudad turca de Éfeso.
La que sitúa en la falda de una montaña, cercana a un arroyuelo, con vistas a la ciudad y al mar.
La describe de piedra, planta rectangular, con un ábside y una chimenea.

Los arqueólogos, cuando la estudian, concluyen que es una edificación del siglo I d.C., sobre la que en el siglo IV se habría superpuesto una pequeña iglesia.

Del lugar poco se habla, salvo desde algunos años, se ha convertido en Turístico. Sin embargo,en 1914 el Papa Pío X ofrece indulgencia plenaria a los peregrinos que visiten la Casa de Éfeso.

En 1951 Pío XII la declara como un peregrinaje a una reliquia.

En julio de 1967 Pablo VI se convierte en el primer Papa que la visita.

Al que luego seguirá Juan Pablo II en noviembre de 1979.

Y Benedicto XVI en noviembre de 2006.

Es llamativo que  esta reliquia sea un lugar de culto común de cristianos y musulmanes.

Y que exista la tradición de que los musulmanes hagan una peregrinación el 15 de agosto, cuando los cristianos celebramos Asunción de María.

En este sábado 8 donde la Iglesia Católica celebra que es el Día de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María, recordar el lugar donde vivió, lo conoció junto a José, en esa casa de Éfeso, es refrescar el paso terrenal, caracterizado por la preservada del pecado desde el momento de su concepción de Jesús.

Y en atención a esta fecha, en la Audiencia General de los días miercoles, en el vaticano, el papa Francisco alentó a los matrimonios a seguir el ejemplo de confianza y obediencia de la Virgen María.“El próximo sábado celebraremos la solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Bienaventurada Virgen María. ¡Confiémonos a Nuestra Señora! Ella, como modelo de fe y de obediencia al Señor, nos ayude a preparar nuestros corazones para recibir al Niño Jesús en su Natividad”, resaltó.

Hoy, el día es propicio para ello!

“Los animo a vivir el amor conyugal, un signo de amor entre Cristo y la Iglesia, profundizando diariamente la mutua entrega en los pequeños gestos”, afirmó el Pontífice.

“En este tiempo de Adviento, la Santísima Virgen María sea para vosotros un ejemplo de cómo recibir al Señor y confiar en él. ¡Alabados sean Jesús y María!”, concluyó Francisco.

estatua-de-la-virgen-maria-fuera-de-la-casa-de-efeso6015259911_9888c00f07

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias