viernes, enero 21, 2022

Es alarmante la promiscuidad que se observa en todo el distrito nuevejuliense

maxresdefault (3)

Las aéreas sociales y de salud que atienden con frecuencia temas de conflictos de familia o consultas en guardias médicas van descubriendo crecientes conductas promiscuas en el seno de algunos hogares que son alarmantes.

Ese desorden, puertas adentro, se termina exteriorizando en los interrogatorios de los profesionales ante los hechos o consultas que abordan.

Si bien es cierto que las relaciones íntimas entre las personas tienen un carácter puramente privado, sin el menor motivo aparente para la injerencia de la sociedad, los desbordes llegan a las consultas y es ahí, ante la presencia de menores involucrados, que se convierte en preocupante los cuadros que se estudian.

Se suma a ello el aumento de enfermedades sexuales y no cesan los casos de sida.

Esta problemática no ha visto la luz pública, no obstante se promueven campañas a los fines que las personas vayan tomando conciencia y hábitos de prevención. Las mismas son alentadas por la salud pública como privada.

La mayor dificultad está en la negación o falta de medios para el abordaje, por parte de quienes se dan cuenta que las cosas no están bien.

Recientemente, entró en consulta el abuso de un menor de 13 años a su hermano de 7. A su vez, este contó lo que el mayor también hacia a otro hermanito de 3. Las lesiones anales de la victima eran resguardadas por la madre so pretexto de una ‘lesión jugando’, y se lastimo en la caída.

Cuadros similares se describen con cierta frecuencia y alcanza a todos los niveles de la sociedad.

Promiscuo es un adjetivo calificativo que se utiliza para indicar que un individuo mantiene relaciones sexuales con varias personas. La expresión alcanza tanto a mujeres como varones.

El término también significa mezclado confusamente y sin orden, que sería el significado original de la palabra.

En referencia al significado que más importancia el ser humano le otorga, está dado en que el hombre o la mujer promiscua van en contra de las buenas costumbres y se caracterizan por su inmoralidad o indecencia tras la vida que conllevan, generando conflictos dentro de su propio entorno. La ausencia de limites claros y ciertas conductas de mayores llevan a la confusión.

La intimidad del seno familiar facilita estos comportamiento, máxime si se observa que las estadísticas de abuso, en su gran mayoría, tienen su protagonista en la confianza y conocimiento del diario trato o convivencia.

Los menores de edad son los mas expuestos, permanentemente.

El citado es un solo ejemplo de cuadros que llegan tanto al Hospital Julio de Vedia como a Clínica Independencia y se convierte en tema preocupante entre los profesionales que lo abordan con preocupación. De ahí las campañas de concientización sobre diversas enfermedades, sobre todo de raíz sexual, por los riesgos a la sociedad en su conjunto.

Los casos de promiscuidad y violencia de genero son de dialogo cotidiano entre asistentes sociales, psicólogas, médicos, y profesionales intervinientes, ya sea en Servicio Local, como centros médicos y consultorios particulares.

Las campañas públicas advierten, la escuela ayuda a poner en blanco y negro realidades anómalas que dañan a los niños en su crecimiento y sin saber las consecuencias que tendrían con los años, lo que podrían generar un círculo vicioso al repetir conductas atípicas vividas a temprana edad y naturalizarlas como ‘está bien’.

Entre las interconsultas esta el ‘como abordarlo masivamente para la toma de conciencia y protección de las victimas’, sobretodo en los casos de temprana edad.

El abordaje con especialistas, comenzando en las escuelas, puede ser un buen camino.

Muchos cuadros promiscuo son de abuso y las consideraciones a tener presente se sintetizan en el siguiente cuadro:

img10

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias