lunes, septiembre 26, 2022
lunes, septiembre 26, 2022

La beatificación de Mamá Antula es una ocasión para renovar la fe dijo Ariel Torrado Mosconi

big_02c5785633a3b7c35de784093e7dd33e

En Santiago del Estero se llevó a cabo la ceremonia de beatificación de María Antonia de San José, laica popularmente conocida como ‘Mamá Antula’. La sede de esa provincia se convirtió en ‘La Capital de la Fe’.

Una multitud se agolpo en la plaza Monseñor Gerardo Sueldo para seguir la celebración que fue presidida por el Delegado del Vaticano, el cardenal Angelo Amato.

Entre los asistente se encontraba Monseñor Ariel Torrado Mosconi, Obispo de Nueve de Julio, quien antes de hacerse cargo de la diócesis Santo Domingo de Guzmán, se desempañaba como Obispo Auxiliar de la sede santiagueña.

Ariel Torrado beatificacion

Durante el oficio religioso, Amato leyó la carta del papa Francisco por la que se inscribe a Mama Antula en el libro de las beatas “cumpliendo los deseos de nuestros hermanos, cardenal Mario Aurelio Poli (Arzobispo de Buenos Aires), Vicente Bokalic (Obispo de Santiago del Estero) y de numerosos fieles”.

“Después de haber escuchado el parecer de la Congregación para la Causa de los Santos, concedemos la facultad de la que venerable cierva de Dios, María Antonia de San José -María Antonia Paz y Figueroa-, fundadora de la Casa de Ejercicios Espirituales en la ciudad de Buenos Aires, sea llamada beata de ahora y en adelante y que su fiesta pueda ser celebrada el 7 de marzo de cada año”, agrega. La misiva, que lleva la firma del Papa Francisco fue dada a conocer el 17 de agosto del presente año, y su lectura fue recibida con una prolongada aclamación de los fieles.

Por su parte, la postuladora de la causa por la beatificación de Mamá Antula, Silvia Correale, indicó que el apostolado llevó a la laica santiagueña “a recorrer las provincias del norte argentino, tres mil kilómetros a pie, realizando su misión de un modo muy sencillo, orientada a la conversión de los pecadores y a la salvación de las prácticas a partir de los ejercicios espirituales, cambiando sur forma de vida”. La ceremonia religiosa, a la que asistieron la vicepresidente Gabriela Michetti, en representación del gobierno nacional, y la gobernadora santiagueña Claudia Ledesma Abdala de Zamora, estuvo a cargo del Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, cardenal Amato, el cardenal primado de la Argentina, monseñor Poli, el cardenal Héctor Villalba y el obispo Bocalic.

“María Antonia era conocida en la iglesia por su extraordinaria labor, el carisma de nuestra beata consistía en arrancar el mal del corazón del hombre y plantar la semilla del bien, fue una incansable misionera, mediante la practica de los ejercicios espirituales”, dijo el cardenal Amato. En su homilía, el enviado del Vaticano explicó que Mamá Antula “iba descalza, vistiendo una simple túnica y con un bastón en forma de cruz, viajando por los montes” y que su método era simple y eficaz, “pidiendo a los superiores eclesiásticos la licencia para los ejercicios espirituales”.

“Amaba a Jesús, a quien llamaba el querido niño Manuelito, a quien le pedía cada vez que faltaba comida, leña y dinero, y de alguna manera, eso que faltaba, llegaba”, destacó. Para finalizar, Amato dijo que la religiosa “era una mujer fuerte, amable, sincera y con caridad maternal ayudaba a los pobres y marginados, se la veía caminar descalza por Buenos Aires juntando comida para los pobres y los detenidos, para santificar aquellas almas extraviadas”. Durante la misa, la figura de Mamá Antula estuvo acompañada por las históricas imágenes de Nuestra Señora de la Consolación de Sumampa, Nuestro Señor de los Milagros de Mailín, Nuestra Señora de Loreto, Nuestra Señora de Huachana, la Cruz de Matará y el Cura Brochero.

La venerable laica María Antonia de Paz y Figueroa nació en 1730 en Santiago del Estero, descendiente de una ilustre familia de conquistadores y gobernantes. Desde muy joven y por 20 años colaboró con los jesuitas en lo que se convertiría en su gran apostolado: la promoción y organización de los célebres ejercicios espirituales del fundador de esa orden religiosa, San Ignacio de Loyola.

El 2 de julio de 2010 el papa Benedicto XVI la había proclamado venerable, al autorizar a la Congregación para las Causas de los Santos a promulgar el decreto por el que se reconoce que practicó las virtudes cristianas en grado heroico. María Antonia de San José se convirtió en la novena beata argentina, junto al Cura Brochero, las monjas Crescencia Pérez, Nazaria Ignacia March Mesa, María del Tránsito de Jesús Sacramentado (Madre Cabanillas) y María Ludovica De Angelis, el salesiano Artémides Zatti, la laica Laura Vicuña y el indio mapuche Ceferino Namuncurá.

Mama Antula

Mama Antula Beata

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias