jueves, febrero 22, 2024
jueves, febrero 22, 2024

El Cabildo Abierto que falta

Hace 206 años un Cabido Abierto puso en marcha el camino de la independencia del gobierno de España, la cual tardo más de media década para que se concretara. Estamos a pocos días – 9 de julio -del bicentenario de ese hecho histórico.

soga argentina

En aquel entonces, se hizo una consulta a “la parte más sana y principal” de la sociedad – era la manera de convocatoria – para que se pronuncie sobre seguir dependiendo de España o Francia o liberarse y empezar a transitar en función de la autodeterminación de su pueblo. La hoy capital de Argentina, tenía 50.000 habitantes y fueron 451 citados a dar su opinión.

En esa época, – ante la ausencia del Virrey, ya que el Rey estaba en prisión por Napoleón – la soberanía volvía al Cabildo, organismo que representaba al pueblo. Hoy la soberanía está en el pueblo en forma directa.

El cabildo abierto era una modalidad extraordinaria de reunión de los pobladores de las ciudades hispanoamericanas – durante la colonización española – en caso de emergencias o desastres.

Esa fue la síntesis de ese suceso que se sigue recordando, ya que ha significado la antesala de las decisiones posteriores que desembocaron en la denominada ‘Revolución o 25 de Mayo’.

La argentina contemporánea, vivió muchos cabildeos a lo largo de su historia. Esta semana de mayo moviliza sucesos sociales de fuerza y tirantez. Se muestran –a flor de piel – dos posturas en pugna como tiento tirado en extremos. En el juego de la soga, uno cae por cansancio o debilitamiento de su fuerza. El que queda en pie, se siente victorioso. En tanto, los observadores o terceros viendo ese recreo van tomando posicionamiento entre uno u otro grupo.

La imagen puede ser considerada en la sociedad real de nuestros días. Pujas, tirantes, desgastes y en el medio, vecinos que van tomando postura ante los sucesos. Esto es bueno o sano para una sociedad que conforma un país?. La respuesta la tiene cada lector en este momento. Solo lo invitamos a pensar y actuar en consecuencia mirando en el interés colectivo y dejando mezquindades personales.

Ahora bien, la Constitución o Carta Magna de una nación es el contrato que ‘marca la cancha’ donde se van a desarrollar las acciones. Muestra lineamentos y pone límites en su ejecución.

En el caso de nuestra nación, tras una intensa lucha intestina, surgió la Constitución de 1853. Baso  sus postulados siguiendo el modelo liberal de Estados Unidos, y lo que dejo la revolución francesa o toma de la bastilla. Sobre esos principios y tras los acomodamientos a los seis años de su sanción con la aceptación de Buenos Aires, comenzó su andar.

En su tránsito, se hicieron agregados, se la dejo de lado por la Constitución del ’49, luego retomo su ruta y se agregaron institutos –(art. 14,bis y otros en 1957), hasta la incorporación de principios de la democracia social en 1994.

En esta pincelada de lineamientos lo que se persigue es que se reflexione en comprender que el camino que falta para que se conforme un proceso lejos de discusiones que profundizan grietas, es la de realizar un moderno Cabildo Abierto.

La convocatoria consiste en que el pueblo se pronuncie sobre los modelos de constitución que han caracterizado tanta lucha interna. Es decir, que se elija para que el país mire su horizonte con decisión y firmeza, y proyecte políticas de mediano o largo plazo, y lo haga optando entre los lineamientos de una constitución liberal o de un temperamento social.

Zanjada esta diferencia que en la sociedad se ha instalada con los paradigmas de ‘modelo’ ayudara a descomprimir tantos cabildeos y posturas encontradas que tienen en su superficie los lineamientos básicos de convivencia de los habitantes de una nación y que no encuentran el camino para ordenar con tolerancia. Terminada la elección, un Pacto de Convivencia entre todos los sectores representativos de la sociedad, hará que, sin fisuras o resquicios, se proyecte el futro.

En otras palabras, un plebiscito sobre el ‘modelo’ de país que queremos, ayudara a evitar discusiones y permitirá proyectar políticas de estado de mediano y largo plazo y todos acompañando ya que se mayoritariamente se decidió el camino a seguir con firmeza y sin pausa; y se acordaron los lineamientos rectores para el mañana.

A 206 años, que otro ‘Cabildo Abierto’ ilumine a la clase dirigente -como en el ejemplo- como opción válida no excluyente, a encontrar la manera válida para encauzar diferencias y que desde la democracia se plasme el país que el pueblo merece proyectando el futuro. Hasta el próximo domingo.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias