viernes, enero 21, 2022

Es San José Obrero

Cada 1º de mayo la Iglesia Católica celebra la Fiesta de San José Obrero, patrono de los trabajadores. La fecha es coincidente con el Día Mundial de los Trabajadores.

Esta celebración fue instituida en 1955 por el Papa Pío XII, ante un grupo de obreros reunidos en la Plaza de San Pedro en el Vaticano.

El entonces Santo Padre pidió en esa oportunidad que “el humilde obrero de Nazaret, además de encarnar delante de Dios y de la Iglesia la dignidad del obrero manual, sea también el próvido guardián de vosotros y de vuestras familias”.

Además, Pío XII quiso que el Santo Custodio de la Sagrada Familia, “sea para todos los obreros del mundo, especial protector ante Dios, y escudo para tutela y defensa en las penalidades y en los riesgos del trabajo”.

Por su parte, Juan Pablo II, en su encíclica a los trabajadores – Laborem exercens – destacó que “mediante el trabajo el hombre no sólo transforma la naturaleza adaptándola a las propias necesidades, sino que se realiza a sí mismo como hombre, es más, en un cierto sentido ‘se hace más hombre’”.

En Nueve de Julio, como todos los 1º de mayo, la celebración de San José Obrero, es a las 15,30 hs., en la Capilla que lleva su nombre ubicada en Freyre y Granada, tal como es  tradicional, con una Procesión por las calles del barrio y luego la Misa. A su término habrá un chocolate caliente para compartir con los asistentes.

Ante tan trascendente acontecimiento y por ser el Día de los Trabajadores, Cadena Nueve saluda con afecto en su celebración.

Oración a San José obrero

Nos dirigimos a ti, Oh bendito San José, nuestro protector en la tierra, como quien conoce el valor del trabajo y la respuesta a nuestro llamado. A través de tu Santa Esposa, la Inmaculada Virgen Madre de Dios, y sabiendo el amor paternal que tuviste a nuestro Señor Jesús, te pedimos nos asistas en nuestras necesidades y fortalezcas en nuestros trabajos.

Por la promesa de realizar dignamente nuestras tareas diarias, líbranos de caer en el pecado, de la avaricia, de un corazón corrupto. Se tú el solícito guardián de nuestro trabajo, nuestro defensor y fortaleza contra la injusticia y el error.

Seguimos tu ejemplo y buscamos tu auxilio. Socórrenos en todos nuestros esfuerzos, para así poder obtener contigo el descanso eterno en el Cielo. Amén.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias