jueves, febrero 22, 2024
jueves, febrero 22, 2024

La bendición del candidato

Este viernes sorprendió el anuncio del Ministro de Justicia bonaerense expresando que Alejandro Casas será el nuevo Juez de Paz de Nueve de Julio.

El candidato desde los fallidos actos impropios del ex -Intendente Walter Battistella queda expuesto en una situación más incómoda que la anterior, ya que la decisión política de la Gobernadora al firmar el Decreto de postulación para ser enviado el pliego al Senado, debe ser acompañada del arbitraje político del Senado… y el resultado es incierto. Ademas debe retirarse el anterior impulso del entonces Ministro Ricardo Casal que ya fuera rechazado por la Comisión de Acuerdos y sigue en la Camara.

El pudor con el que el candidato salió a explicar que la noticia del entonces Intendente Walter Battistella fue un yerro del dirigente quiroguense en abril de 2012, se rompió cuando sin empacho comenzó su propio lobby que incluyo a la Asociación de Abogados del distrito, su propia familia y el Obispo Emérito, Martín de Elizalde.

Los abogados nucleados en una institución, quieren si o si, que Alejandro Casas sea el Juez. La postura parece más afectiva que jurídica, ya que nada  le pueden reprochar al accionar de Matias Losinno, funcionario de carrera judicial cuyo pliego sigue aprobado y quieto, en su comportamiento diario en el juzgado en crisis.

Este postulante que además, fue quien había ganado el concurso, un año antes que aparecerá Casas en escena, jamás hablo. Eso es prudencia y respeto por su colega en competencia. El trabajo de Matías Losinno es silencioso, prudente, ético y sus resoluciones como funcionario en el Juzgado de Paz, lo muestran con solvencia e idoneidad para el cargo que aspira. Además, para eso se viene formando pero carece de prensa y padrino político, incluido un cura confesor con rango.

Pasado ese lapso, de más de un año, la corporación de letrados del derecho se movilizo para que el profesional que llegara con excelente concepto desde los tribunales de Morón donde dejo valorados antecedentes, se encontró con la impronta que ordenar un juzgado en caos no era ‘negocio’ para el fuero local y había que conseguir un ‘candidato a media’ para que haga la vista gorda o se haga el distraído de esos ‘desordenes’ que van en detrimento de las partes en conflicto y beneficio de los intereses que pocos saben y la ciudadanía desconoce.

Un Ministro ha llegado a Nueve de Julio, y quedo la sensación que el objetivo, más que la entrega de escrituras donde se dio respuesta después de 20 años a muchas familias que tenían incertidumbres de sus ocupaciones, era anunciar que el postulante del gobierno para el cargo de Juez de Paz en Nueve de Julio, sea el escritor Alejandro Casas.

En su relato amigable refiere que tiene un amigo en la ciudad y que además es su confesor. Se trata de quien estuviese al frente de la diócesis santo Domingo de Guzmán hasta el 30 de noviembre de 2015. Esa expresión no fue casual ni afectiva. Fue intencional como antesala de lo que institucional, de lo luego diría, ya que fue Martín de Elizalde quien pidió por Casas, y esa solicitud de un confesor fue llevada al despacho de la Gobernadora para traer el anuncio.

El anticipo del Ministro mercedino llega algo más prolijo que el mamarracho de Battistella cuando en abril de 2012 lo ungió juez, sin haber aprobado el examen para el cargo rompiendo los caminos previos institucionales. Luego, al ex concejal radical lo albergo en su gabinete como Asesor Letrado.

Ínterin de por medio, los senadores se negaron a aprobar un pliego con tacha manifiestamente política y radical expreso y afiliado oportunamente, de ahí que fue concejal. Ese pliego fue rechazado por la cámara alta y todavía no se retiro de la Comisión de Acuerdos.Esa connotación parecería ahora que no es excluyente para que se le dé el visto bueno al pedido de María Eugenia Vidal convencida – sin saber estos entretelones – por su miembro de gabinete, Carlos Mahíques.

Ahora bien, si Casas llega al Juzgado, que hará con Losinno?. Ha sido su rival para el cargo. Este lo ayudo en los exámenes, y después de traicionarlo – dicen voces que lo conocen y que habla mal en donde puede- tendrán que trabajar juntos. Es Losinno el encargado de los proyectos de sentencia de amplio domino del derecho, y ahora del nuevo código. Estudioso y minucioso. Justo y equilibrado, pero sin prensa y no conocido en la sociedad, ya que se circunscribe a su tarea que es la de dar a cada uno lo suyo en sus actos y decisiones y sin ser juez. Aplica el derecho y el raciocino y no la emoción o afecto. Ha jerarquizado el fuero con su solvencia y probidad.

Alejandro Casas de ser Juez, lejos de una solución puede ser un inconveniente, ya que al ser un hombre de raíz política podría ser recusado en varias de las causas y entonces se deberá ir a litigar a ciudades vecinas. Se suma que arriba con la mancha de la falta de ética, ya que el obispo padrino –confesor del Ministro y aspirante a Juez- puso al ‘espíritu santo’ en el camino para que ahora los senadores bonaerenses tengan la última palabra. Dicen, amen, o resaltan los argumentos anteriores para rechazar el pliego. Solo Dios lo sabe.

La pregunta es, se sentirá cómodo un juez que llega vulnerando el camino institucional por acción – sus propias gestiones para que lo designen y hasta por omisión – dejar hacer – que otros hagan ya que ‘esos gestos’ se agradecen y estando al frente de un juzgado, se trata de resoluciones judiciales que pueden –lejos de la ecuanimidad – beneficiar caprichosamente a una parte en detrimento de la otra?.

Un juez que llega con abierto respaldo político está lejos de la independencia de poderes a las que ha expresado el propio presidente que desea del poder judicial. Casas estará en esa línea…y mientras dure su cargo, de llegar…su conciencia no le permitirá –no solo dormir tranquilo –sino resolver con justicia y equilibrio, ya que arribara con la tacha de parcialidad manifiesta y deberá responder en gratitud a todos los que se movieron por él.

Una pena para una sociedad que pensó en un cambio, y ve más de lo mismo. Con Alejandro Casas el gobierno de María Eugenia Vidal se equivoca. El posible Juez no llega con la limpidez que el cargo exige.

El arribo – de materializarse – podrá a Alejandro en una ‘casa’ que no le dejara tranquila su conciencia mientras sea el inquilino, pues llegaría con un vicio formal nulo de nulidad absoluta. Eso también hace a la transparencia institucional.

Gustavo Tinetti

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias