lunes, octubre 18, 2021

Hace 204 años nacía Domingo Faustino Sarmiento

Sarmiento Busto Flores

Hace 204 años nacía Domingo Faustino Sarmiento. Fue el 15 de febrero de 1811, en el Carrascal uno de los barrios más pobres de la ciudad de San Juan.  Fue hijo de José Clemente Cecilio Quiroga Sarmiento y Ana Paula Albarracín Irrazábal.

Su nombre de bautismo era Faustino Valentín Sarmiento. Según algunas fuentes, el nombre Domingo se le adjudicó posteriormente, aunque no figuraba en su partida de nacimiento. Existen además testimonios de que ni sus familiares ni amigos lo llamaban “Valentín”, nombre que le fue dado por ese Santo que ayer se lo recordara. El nombre de “Faustino” le fue dado por el Santo del Día de su nacimiento.

Desde muy pequeño tuvo un alto incentivo de su madre, a punto tal que cuando tenía 5 años ya sabía leer y escribir y a los 15 años ya era maestro y había fundado su primera escuela en San Francisco del Monte de Oro (provincia de San Luis) donde ya se desempeñaba como maestro de un grupo de alumnos que lo superaban en edad.

Hombre de carácter fuerte, enérgico y activo,  fue político, filósofo, pedagogo, escritor, docente, periodista, estadista y militar argentino; gobernador de la Provincia de San Juan entre 1862 y 1864 y presidente de la Nación Argentina entre 1868 y 1874. Además, Senador Nacional por San Juan entre 1874 y 1879; Ministro del Interior en 1879.

Se destacó tanto por su laboriosa lucha en la educación pública como a contribuir al progreso científico y cultural de su país.

En esos años, donde había que poner en prácticos los principios de la Constitución nacional sancionada en 1853, y pese a las diferencias con el Presidente de pacto de convivencia, viajó a Entre ríos a reunirse con Justo José de Urquiza. El tema central de ese encuentro, fue el impulso de la educación. Urquiza había fundado el primer Colegio Nacional – laico y gratuito – en Concepción del Uruguay.

Sarmiento, había emigrado a Chile. En 1827 fue reclutado dentro del Ejército Federal. Según sus relatos, Sarmiento, como alférez de milicia debía realizar tareas que lo incomodaban. Presentó un reclamo y fue citado por el gobernador Manuel Quiroga. Durante la reunión Sarmiento pidió ser tratado con equidad, pero esto fue tomado como un desacato y fue enviado a prisión. Debido a este, y a otros enfrentamientos personales con integrantes del Partido Federal, decidió abrazar la causa Unitaria y se incorporó al ejército comandado por José María Paz.

Debido a la victoria federal en su provincia, en 1831 se vio obligado a emigrar hacia Chile, donde realizó distintas actividades para subsistir. Durante este tiempo trabajaba como profesor en una escuela de la provincia de Los Andes, donde tuvo con su alumna María Jesús del Canto, con quien nunca se casó, a su única hija Ana Faustina Sarmiento, quien más tarde iba a ser la madre de Augusto Belín. En 1836, mientras se desempeñaba como minero, contrajo fiebre tifoidea y, a pedido de su familia, el entonces gobernador de San Juan, Nazario Benavídez, le permitió volver a la Argentina.

Más tarde, en San Juan fundó el periódico “El Zonda”. De su obra literaria, se destacan: “Facundo o Civilización y Barbarie”, inspirado en el caudillo riojano Facundo Quiroga; “Recuerdos de Provincia”, de corte autobiográfico; “Viaje”, donde cuenta sus experiencias en el extranjero; Vida de Dominguito”, que narra la vida de su hijo adoptivo muerto en Paraguay; “Educación Popular”; “Método de Lectura Gradual”.

Debido a sus constantes ataques al gobierno federal, el 18 de noviembre de 1840 fue apresado y nuevamente obligado a exiliarse hacia Chile.

Fachada actual de la casa natal de Sarmiento, en San Juan.

Nuevamente en Chile se dedicó de lleno a la actividad cultural. Escribió para los periódicos El Mercurio, El Heraldo Nacional y El Nacional; y fundó El Progreso. Dos años después fue designado por el entonces Ministro de Instrucción Pública, Manuel Montt Torres, para dirigir la Escuela Normal de Preceptores, la primera institución latinoamericana especializada en preparar maestros; y en 1845, Manuel Montt Torres, ya  presidente le encomendó la tarea de estudiar los sistemas educativos de Europa y Estados Unidos.

Durante su paso por Francia aprovechó para encontrarse con José de San Martín que vivía exiliado por propia voluntad en su residencia de Grand Bourg.

Una vez finalizado su viaje por el mundo, en 1848 se casó en Santiago de Chile con Benita Agustina Martínez Pastoriza, viuda de su amigo Domingo Castro y Calvo, y adoptó al hijo de estos, Domingo Fidel (“Dominguito”), y se instaló en el Barrio Yungay de la ciudad de Santiago. Durante un año se dedicó de lleno a escribir, y fruto de ello son Viajes por Europa, África y América, en el cual escribió sobre lo observado en sus viajes, y Educación popular, donde transcribió gran parte de su pensamiento educativo, y su proyecto de educación pública, gratuita y laica.

Al año siguiente se separó de su esposa; en 1851 regresó a la Argentina, donde se unió al Ejército Grande del general Justo José de Urquiza.

En “Las escuelas, bases de la prosperidad”, escrito en 1866, explica como debe darse el desarrollo y crecimiento de las Escuelas publicas y laicas. Hoy, esas ideas centrales se han materializado en muchos países por entender que es el punto inicial de todas las políticas de formación de sus habitantes, capacitación y futuro progreso.

Domingo Faustino Sarmiento, falleció el 11 de septiembre de 1888, y es por eso que en la argentina se instituyó ese día como el ‘del Maestro’.En 1947 la Conferencia Interamericana de Educación estableció como Día Panamericano del Maestro al 11 de septiembre, en homenaje a su figura de educador.

Ante su tumba en el cementerio de la Recoleta, en Buenos Aires – había muerto en Asunción (Paraguay) a los 77 años,  Carlos Pellegrini sintetizó el juicio general: “Fue el cerebro más poderoso que haya producido la América”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias