lunes, octubre 25, 2021

Hace 101 años moria el padre Jose Brochero

cura_brochero

Hace 101 años fallecía de lepra el sacerdote José Gabriel del Rosario Brochero. Ese 26 de enero de 1914, la región cordobesa de Traslasierra se conmovió por su deceso. El ‘Cura Gaucho’, no había sido un representante de Dios en la tierra cargado de formalismos cristianos. Se había comportado con suma participación activa en la comunidad.

Había nacido en Villa Santa Rosa, el 16 de marzo de 1840 y fue creciendo conociendo las dificultades de la región y los entre-telones de la vida dura que se vivía entonces.  A los 26 años, un 4 de noviembre de 1866 cuando empezaba a ordenarse el país con la Constitución que se había aprobado en 1953 y la vigencia del Código Civil. Estaba todo por hacer.

Tras ordenarse se desempeño en la catedral de Córdoba y fue prefecto de estudios del colegio seminario Nuestra Señora de Loreto.

A poco de comenzar su actividad sacerdotal –  1867 – José Brochero se destacó por su entrega en la asistencia de los enfermos y moribundos de la epidemia de cólera que azotó a la ciudad capital de esa provincia.

Eso actitud de enfrentar con decisión la asistencia comunitaria, le significó que  el 19 de noviembre de 1869 fuese elegido vicario del Departamento de San Alberto, conocido hoy como el valle de Traslasierra, con sede entonces, en la localidad de Villa del Tránsito – hoy Villa Cura Brochero desde 1916. Ante se mandato, el 24 de diciembre de 1869 partió de la ciudad de Córdoba para hacerse cargo del curato.

El valle de Traslasierra contaba entonces con unos 10 mil habitantes.  Allí, asumió como propias las necesidades de la gente. Con sus manos construyó iglesias y capillas, levantó escuelas y abrió caminos entre las montañas, animando a los pobladores a acompañarlo.

En su vejez el padre Brochero enfermó de lepra y como resultado de convivir con enfermos que padecían esa enfermedad, quedó sordo y ciego antes de morir, un día como hoy, en 1914.

El fervor popular y el ser citado todo el tiempo por los pobladores por su ejemplo y afecto que le prodigaban, su misión sacerdotal trascendió a la provincia mediterránea. Fue así como comenzaron a atribuirle sanaciones y milagros. La historia de su vida cargada de buenas acciones llegó al vaticano.

El proceso de canonización se inició en la década de 1960. Primero fue declarado venerable por el papa Juan Pablo II hace 10 años. Y más tarde, el 10 de mayo de 2012, una junta médica declaró que la recuperación del niño Nicolás Flores, que estuvo al borde de la muerte con pérdida de masa ósea del cráneo y masa encefálica, como resultado de un accidente automovilístico sufrido en Falsa de Canete, en la provicia de córdoba, el 28 de septiembre de 2000, carecía de explicación científica.  Su padre, Osvaldo Flores, había pedido a Brochero que intercediera por la vida de su hijo Nicolás.

El 7 de julio de 2012 se reunió una comisión de teólogos para observar el caso del supuesto milagro atribuido a la intercesión del venerable cura Brochero.

Los integrantes se expidieron positivamente en forma unánime. En octubre se reunió en sesión ordinaria una comisión integrada por obispos y cardenales que estudiaron todo el proceso canónico y las conclusiones fueron elevadas al papa Benedicto XVI por  el prefecto de la Congregación Pontificia para la Causa de los Santos, el cardenal Angelo Amato. El 20 de diciembre de 2012, ese Papa firmó el decreto de beatificación que validaba el milagro de Brochero.

La ceremonia de beatificación tuvo lugar en la localidad cordobesa de Villa Cura Brochero el 14 de septiembre de 2013, ya durante el pontificado e Francisco.

La ceremonia fue presidida por el cardenal Angelo Amato, con la participación de unos 150 a 200 000 fieles, según las estimaciones.

Se aguarda ahora, la decisión de Papa Argentino para se lo proclame Santo. No hay que descartarlo, ya que el camino está en marcha.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias