jueves, octubre 28, 2021

Se corre la 12° Maratón Virgen Niña

???????????????????????????????

Una vez más, La Niña se prepara para recibir a atletas de buena voluntad de toda la zona para participar de una nueva edición de La Maratón Virgen Niña. Es la competencia N° 12.

Ante las lluvias de las últimas horas, se evaluó suspenderla.  Los organizadores decidieron seguir adelante por aquellos de que “al mal tiempo buena cara”, y además se movilizaba mucha gente para la participación, que lo hacían de distintos lugares zonales.

La competencia tiene un desarrollo de 7 kilómetros 400 metros por las calles de la localidad  con largada a la hora 11 y desde las 9 y 30 se hará una caminata.

La Leyenda de la Virgen Niña, por Angélica Fuselli

Siendo niña, la Virgen fue al jardín a jugar.
Florecieron las flores para verla pasar… 

Con sonrisa de cielo, la chiquita María
mirábalas a todas, y a todas sonreía… 

Ellas, ingenuamente, le ofrecieron a coro
sus mejores encantos, todo un regio tesoro Virgen Niña

de frescura y fragancia, de alegría y colores,
que es patrimonio viejo, muy viejo, de las flores.

Habló la rosa y dijo: – “A mí la Primavera
me ha coronado reina… Si mil reinos tuviera,
con tal que complacer a la Virgen María,
¡los mil reinos, de hinojos, se los ofrendaría!”
Y asomaron los lirios, trémulos de blancura,
y asomó la azucena, como la nieve, pura,
y asomaron las dalias, con tiesura de diosas,
y las tiernas campánulas, menuditas y ansiosas,
sacudían sus cálices, brincando de alegría,
porque al pasar, la Virgen también les sonreía,
tan dulce, tan graciosa, tan cariñosamente,
que todas se animaron a besarle la frente.

Mas la Niña bendita no escogió. Vacilaba…
Mirábalas a todas.., y a ninguna cortaba.

De pronto, casi ocultas debajo de las hojas,
vió que había unas flores gimiendo sus congojas,
tan tímidas que apenas levantaban la voz..

Era si hablaran solamente con Dios…
Ya no dudó un instante. Llegó y con gesto breve,
cortó las florecitas con sus manos de nieve… 

Las dalias y azucenas se pusieron celosas,
y celosos los lirios, campánulas y rosas,
mientras por el sendero lentamente volvía, 

Violeta entre violetas, la Reinita María.
Y Dios, que hace a las flores nacer en los senderos
proclamó que los últimos serían los primeros.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias