domingo, octubre 17, 2021

Triste conducta de una Asociación con parcialidad manifiesta

La Asociación de Abogados de Nueve de Julio ha hecho público a sus asociados un pedido para que determinado profesional de la Matrícula, que además es miembro integrante, sea designado Juez de Paz.Gustavo Tinetti

En la nota se señala que tiene estado de tratamiento en el Senado bonaerense, el pliego del letrado por el cual se peticiona.

Al respecto caben tres cosas. Un apresuramiento por intereses que solo el grupo corporativo conoce;  una falta de información ya que el candidato fue retirado de la Comisión de Acuerdos del Senado,  o un error involuntario de un tema propio de algunos amigos y allegados por el cual se hace el pedido, y se involucró la institucionalidad, torpemente.

Una Asociación de Abogados entre sus tareas no está la de presionar ante un Poder del Estado, por un interés personal. Le caben las cuestiones generales, no particulares.

En la nota que se hace llegar a todos los abogados de la Asociación, también está el nombre del letrado por el cual se pide su designación. Esto significa que él mismo, puede salir a pedir firmas en su favor. Y lo más serio es que guarda silencio. Estar a la altura de la investidura que se pretende ejercer, es tomar distancia y manifestarlo públicamente que no corresponde que nadie se movilice por él. Primero por respeto a sí mismo, segundo a su colega competidor, y tercero, por pretenderse inmiscuir en presiones, a un Poder del Estado. Quien quiere ser Juez eso no debe tolerarlo. Nada de ello ocurrió. Asiente con el silencio.

Esa conducta hace pensar que encierra otros futuros compromisos. Los que derivarían de ser ungido Juez de Paz.

La nota tiene firmas que en nombre de la Asociación de Abogados están dispuestos a moverse a recoger las planillas de adhesión. Pensando en el futuro y en hipótesis, de ser  nominado Juez el candidato promovido, se acordarán esos letrados de hacer uso de la norma procesal, de recusar al Magistrado por amistad manifiesta?.  Como se sentiría la otra parte a sabiendas que el Juez, tiene sombra de ser parcial?.  Por ende, todos los firmantes profesionales no podrán litigar ante el Juzgado de Paz de Nueve de Julio, por tranquilidad moral y profesional, ya que se movilizaron para determinada persona. Lo mismo sucedería con el otro postulado por contrario sensu. Que además en abierto pronunciamiento puso las cosas en su orden. Mejor dicho “la palabra en su lugar”. Defendió la institucionalidad con ética y decoro.

En la hipótesis que se tardase en la designación de un Juez de Paz, que distinto hubiese sido la postura de la Asociación de profesionales si se movilizara para que haya un Juez permanente en el cargo, y pedir por su pronta designación. La ubicaría a la altura de una entidad de grado corporativo, elevada y comprometida con la justicia y sus justiciables. Pero no. Se voló bajo. Es una pena, por la entidad, sus miembros que no asienten el pedido, y el candidato que tiene nuevamente la tacha parcial como en su momento lo hizo el Intendente ungiéndolo Juez, antes de los procesos naturales de su designación, luego de haberse entrevistado con el Ministro del área competente al cargo. Las instituciones deben ser cuidadosas y evitar sus manoseos, que le hacen perder credibilidad.

Más triste sería si un grupo de sus integrantes en abierta apoyatura política al jefe Comunal y dado que sus desafortunadas declaraciones lo han perjudicado al abogado-escritor,  ahora en nombre de una institución incurren en el mismo error. Sobre todo si se tiene en cuenta que el Presidente del Bloque oficialista en el Concejo Deliberante se movilizó políticamente para estas firmas, en los últimos días.

Lo más delicado del tema es que lejos de peticionar por la pronta designación de un Juez que dé a cada uno lo que le corresponde, lo vician de parcialidad, lo que está muy lejos de la investidura que le quieren arrogar, y alejan la posibilidad de un pronto nombramiento. Se suma a ello, que fue funcionario de la administración radical.

Un Magistrado administra intereses. Se litiga por ellos. Una parte tiene su razón y la otra, la suya. Y ahí está el Juez. Para expresar en sus decisiones lo que entiende justo y correcto conforme a las leyes,  y su sana crítica racional, ante los vacíos de la normativa jurídica.

Un manoseo como el de referencia que tiene ya larga discusión y siempre poniendo en el tapete a la misma persona, pone a la ciudadanía en un estado de incertidumbre y angustia colectiva de la que tiene que estar exenta, y más grave es, hacerla tomar partido por un tema tan específico de lo que no se tiene todo el conocimiento para fijar una postura, pero que el afecto y/o conocimiento lo lleva a esa situación. Se apela a la sensibilidad y no a la ciencia y al derecho.

Del otro candidato que ha pasado el examen con creces y está su denominación sin cortapisas, poco o nada se sabe, salvo alguna descalificación que se pretendió instalar por no ser natural de la ciudad.

Lo que pocos conocen es que se trata de un abogado de carrera judicial. Ha hechos cursos de postgrado para el cargo y se viene  preparando desde que ingresó en la justicia. Trabaja los expedientes con sentido de resolución expeditiva. Sus decisiones son acorde a lo que se pretende de la justicia, celeridad. Tiene capacidad y es solvente. Es más, el profesional ahora apoyado por la Asociación de Abogados, lo consultó ante su propio examen para el cargo, y encontró un colega de postura abierta y colaborativa. Este postulante sabía que el examen del consultado estaba aprobado hacía más de un año, sin embargo no tuvo miramiento y se presentó a competir. Está en su derecho, pero desde lo ético habiendo alguien ya firme para el cargo, es para considerarlo. Ahí no se pensó en que se tardaba en la designación del Juez.

Algunos conocedores de esta conducta creen que, y ante la insistencia, hay otros intereses que están lejos de un Juez probo, equidistante y no influenciable.

Un Magistrado debe surgir de la nobleza del derecho y no de las presiones políticas. De lo contrario se puede incurrir en que, lejos de un hombre de respeto y consideración se convierta en “títere” de sectores que hoy lo promueven bajo el paraguas de una Asociación corporativa arrastrando voluntades que no midieron las consecuencias.

La movilización está todavía a tiempo de ser enmendada. Depende de quienes la gestaron, los vecinos, los postulados y la Justicia. Los abogados tienen la palabra – (o mejor dicho los e-mail), la parcialidad manifiesta no ha sido, en este caso, buena consejera.

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias