domingo, diciembre 5, 2021

Cuando se expone al candidato

Juzgado de Paz 9 de Julio Chapa

Históricamente cuando a un abogado se lo designaba Juez, la opinión pública no conocía el camino de su nombramiento. Solo un reducido círculo lo sabía, el propio de sus allegados y del Senado que trataba el pliego para su nominación. Había un respeto por la persona y por la investidura. Esto ha sido una constante desde hace muchos años.

A poco de andar, se iba conociendo del nuevo funcionario judicial, sus investigaciones, escritos, publicaciones, antecedentes catedráticos, cuestiones referidas a su trayectoria profesional. Entre sus informes solía considerarse si trabajaba en el fuero, ya que ello ayudaba a la nueva tarea, en la misión del Juez de director del Proceso y Administrador del Juzgado. Además, se sumaba la experiencia en la toma de audiencias e ir conduciendo el expediente en litigio y los criterios de las resoluciones internas. Un médico con vida hospitalaria conoce de las necesidades del centro médico a diferencia de aquel que solo atendió su consultorio. La solvencia no se cuestiona. Se mira el plus de la experiencia, la que ayuda al cargo y la función. Si a ello, hizo la carrera hospitalaria mucho mejor para la institución y sus colegas.

La llegada del Dr. Matías Losinno al Juzgado de Paz de Nueve de Julio, con la experiencia de tareas en el fuero laboral y civil, desde el departamento Judicial de Morón, despertó un sin número de efectos colaterales ajenos al cargo por el cual arribó. En primer lugar desató la furia del entonces Juez Anibal Ramos, que amén de desplantes y consideraciones impropias – entre ellas no le permitía que una vez por semana completara cursos de capacitación, lo que logró luego- le hizo una guerra interna que trascendió a la comunidad. Ramos se despidió del cargo con una renuncia para evitar ser juzgado en un Juri. Tras ello, se hicieron denuncias falsas sobre el profesional. Una de ellas fue rápidamente demostrable ya que el día del supuesto hecho, el Dr. Losinno no estaba en la Ciudad. (El denunciante había dicho que mató a un cerdo a tiros en predio ajeno, y se salvó de ser procesado por falsa denuncia).

Tras un año de haber ganado el concurso, se abrió nuevamente. Entre los varios presentados, uno de ellos fue Alejandro Casas. El joven abogado pasó el escollo y quedaron los dos en competencia.

Es tan alta la presión para que el escritor-abogado sea ungido Juez, que el Intendente Walter Battistella no ahorró discrecionalidad anunciando su nombramiento sin antes haber pasado por las etapas propias de toda designación.

Mientras tanto, Matías Losinno sigue cumpliendo sus actividades como empleado del Poder Judicial. Estudia, se capacita y resuelve los temas que le llegan, propios de la función.

En las últimas horas, surgió una nueva arremetida para que Alejandro Casas sea designado Juez. Tras la presentación de su pliego en la Comisión de Acuerdos del Senado, se movilizaron – sus amigos radicales – para que se sostenga tras la decisión del Ejecutivo de su rechazo, al enterase el gobernador Daniel Scioli de los entre-telones políticos.

El Colegio de Abogados de Mercedes y la Asociación de Abogados nuevejuliense señalaron en las últimas horas, interpretando el pensamientos de muchos abogados del fuero, “pronta resolución de la designación del Juez de Paz” ya que las dificultades operativas se hacen sentir en el servicio de justicia.

Mientras ello ocurría y a los fines de acelerar el proceso – en la última semana del año se reúne el Senado y se intenta que ahí se resuelva ya que debe tratar 11 pliegos –un miembro del Consejo de la Magistratura pasó por el despacho del candidato Matías Losinno a los fines de pedirle que retire su postulación para que haya pronto Juez de Paz, de lo contrario pasarán dos años para que lo tenga, le comentó. Conforme supo Cadena Nueve, hay antecedentes por los cuales al retirarse un pliego, se ingresa otro de la terna (en este caso del binomio), y los plazos se acortan, y hay magistrado atendiendo la urgencia que plantean el Colegio y la Asociación, como voceros de los letrados que litigan.

“La cuestión es que quien debe ser Juez es Alejandro Casas, y por ello tanta movilización y despliegue”. “Nadie sabe porqué se lo quiere ‘bajar’ a Losinno”, parecería ser que esa es la cuestión, contó el asesor de un legislador bonaerense a este medio.

El tema lo instaló y manipuló el Intendente. La máxima autoridad política, al hacerlo, puso en evidencia, ser  imprudente o reveló un diálogo confidencial con el Ministro Casal. Cualquiera haya sido la motivación, Walter Battistella se equivocó.

Una pena para el “pupilo” político de un Jefe Comunal. Manchó al profesional de tal manera que su designación ya sería injusta para quien debe administrar justicia, porque asumirá con la tacha de cierto favoritismo para un sector determinado. Muy lejos del candidato, pero en la conciencia colectiva, se vería de esa manera.

En tanto, Losinno sigue su camino como antaño. El silencio, su capacidad y solvencia  son sus máximos aliados. Espera. El trabajo en el Juzgado ya lo tiene, solo aspira ser Juez para lo que se viene formando desde hace años, y todo el fuero lo sabe.

Una vez más, se instala una designación que debe resolverse entre lo Jurídico y lo Político. Una pena para el Juez y su investidura. Ahora, se aguarda  del Senado su decisión para que “Provea de Conformidad que Será Justicia”.

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias