Monseñor Martín de Elizalde participa de la Asamblea del Episcopado

Compartir

El encuentro que se realiza en Pilar finaliza este viernes y el Obispo de 9 de Julio firmó una carta a la Presidenta

Obispo 9 de julio 1

En la Casa de Retiros Espirituales de Pilar se desarrolla hasta este viernes, la 106 Asamblea Plenaria del Episcopado Argentino.

El titular de la Diócesis de 9 de Julio, Martín de Elizalde, se encuentra  participando del cónclave y se aguarda un documento para el último día. El Titular de la Diócesis Santo Domingo de Guzmán firmó la carta que se le envió a la Presidenta de la Nación para interesarse por su salud y expresarle que La Conferencia Episcopal Argentina reza por su pronta mejoría.

“Los obispos se interesaron por su salud y le transmitieron que rezan por su pronta mejoría”, precisó el vocero episcopal desde la casa de ejercicios El Cenáculo-La Montonera, de Pilar, donde se llevan a cabo las sesiones

Recordemos, que la preside Monseñor José María Arancedo, Arzobispo de Santa Fe quien desde lo social señaló que preocupa el incremento de violencia en la sociedad. Desde lo Pastoral el prelado resaltó que “venimos de celebrar la clausura del Año de la Fe, que fue: “una invitación a una auténtica y renovada conversión al Señor , con motivo de los 50 años del Concilio Vaticano II y los 20 años del Catecismo de la Iglesia Católica”.

El obispo de Avellaneda-Lanús, monseñor Rubén Oscar Frassia, compartió una reflexión sobre el evangelio dominical, que relata el encuentro de Jesús con el publicano Zaqueo, y la conversión de éste luego de recibirlo en su casa. AL respecto, el obispo instó a responder como este personaje, que al encontrarse con Cristo “ya no queda igual” y transforma su voluntad.

“¡Es el encuentro entre Cristo y el hombre!”, observó el obispo. “Cuando uno se encuentra con Cristo, ya no queda igual. Es evidente que hay una transformación, un cambio; es una conversión, como la que tiene Zaqueo. De ahí su importancia ya que el encuentro con Cristo nos abre el corazón y también las manos. Esta conversión toca a todo el ser humano y se expresa en una realidad específica del mismo: la voluntad. La voluntad de amar, de servir, de cambiar, de ser fiel”, agregó.