Mariotto advirtió que el crimen del intendente Rodríguez “se podría haber evitado”

Compartir

El vice gobernador bonaerense dijo que la Justicia no actuó a tiempo

El vicegobernador de la provincia participa de las exequias del jefe comunal asesinado ayer de dos disparos de bala en la cabeza. “Este es un crimen que se podría haber evitado, esta persona, este asesino, había dado muestras de su irracionalidad y no fue abordado a tiempo por la Justicia”, afirmó.Lobería velatorio1

Desde el Palacio Municipal, donde acompaña a familiares y amigos  que despiden el cuerpo del intendente, Mariotto agregó que la Justicia tuvo advertencias de la posibilidad de una fatalidad ya que días atrás “el secretario de Gobierno recibió una agresión y una amenaza” del autor de los disparos, Julio Aldecoa.

“Esa agresión y amenaza estaban siendo tratadas por la Justicia y la Justicia no actuó como debía, actuó con mucha liviandad”, completó.

En diálogo con los medios presentes, el titular del Senado bonaerense volvió a manifestar su dolor por la pérdida de un “amigo y compañero” y resaltó que “hemos perdido a un hombre de bien”.

“El clima en Lobería y en la Provincia de Buenos Aires es un clima de luto porque hemos perdido a un hombre de bien, a un gran compañero, a un gran peronista, a un gran intendente, a un buen padre, un hombre del deporte, de la gestión, de la idea”, expresó.

“Hay mucho odio y poco debate de ideas, ese odio que se predica irracionalmente desde la televisión, desde el monopolio, desde las páginas, después tiene ejecutores como estos locos que andan sueltos”, resaltó Mariotto.

Al tiempo que advirtió que “treinta años de democracia nos obligan a transitar con otra perspectiva y profundizar el debate, pero no el odio”.

“¿A usted le parece que se pueda leer en el diario el anuncio del programa de las 10 de la noche de hoy ‘La Camporonga’?”, interpeló a los periodistas presentes en referencia a la publicidad que se realiza del programa de Jorge Lanata de esta noche.

Y completó: “Esa descalificación es producto de una chabacanería que un sector de la sociedad expresa, pero que no puede ser irreflexivo en medios de comunicación. Que digan lo que quieran con altura, con respeto, con ideas, porque en la Argentina no hay censura, pero estos treinta años de democracia nos obligan a transitar con otro perfil, no con esta socarrona chabacanería descalificadora que va horadando conciencias y que va generando el continente para que la dirigencia política, sobre todo del oficialismo, se vea expuesta a estas barbaridades”.