Se recuerda la tarea de la Subsecretaría de Niñez, Adolescencia y Familia

Compartir

Su titular Luis Beraza destacó los problemas de la Infancia, Adolescencia y Violencia Familiar

Subsecretaría Niñez Adolescencia y FamiliaLos niños y adolescentes son sujetos plenos de derechos, y de acuerdo a la nueva normativa el Servicio Local de Promoción y Protección de los Derechos del Niño se encarga que esos derechos sean promovidos y protegidos. “Para ello desde el Servicio Local se trabaja articuladamente con otros actores referentes de la problemática, tales como educación, salud, justicia, policía”, señaló el subsecretario de Niñez, Adolescencia y Familia, Luis Beraza, titular del Servicio.

Dentro de la promoción se encuentra el programa de Fortalecimiento Familiar, también del Servicio Local, en el que “las familias de origen son apoyadas y fortalecidas para el alojamiento de sus propios niños. También se sostiene a familias de acogimiento, que son aquellas que alojan temporalmente a niños separados de sus familias de origen, para evitar la institucionalización de los mismos”, agregó.

Dentro del Área Violencia de Género, que también funciona en el ámbito de la Subsecretaría, se atienden casos de violencia familiar y de género, indicando Beraza que “la prevención comunitaria es la mejor forma para erradicarla y por ello está en pleno funcionamiento la Mesa Local contra la violencia familiar, un ente conformado por referentes locales en el tema. Desde nuestro lugar brindamos una primera contención a la víctima, a veces se ofrece un acompañamiento en lo material o también un asesoramiento legal”.

Para apuntar a los adolescentes con problemas de inserción, la Subsecretaria cuenta con un programa llamado Envión, de carácter provincial, a través del cual “se trata de propiciar la inclusión y que la calle no sea la mejor opción para ellos. Favorecemos la escolarización y la reinserción del joven en lo social, que las tienen algo deterioradas. De cualquier manera entendemos que hay mucho más por hacer, porque la problemática del adolescente es cada vez más compleja y preocupante”, dijo el funcionario.

Por último, desde hace unos años la Subsecretaría mantiene un programa destinado a jóvenes en conflicto con la ley (Provijo), donde al adolescente se lo acompaña, se lo escucha, se lo orienta y asiste. “Ellos y sus familias lo necesitan. Entendemos que una orientación oportuna puede verificar rumbos. Son chicos que han cometido una incivilidad y hay que permitirles que puedan hacerse responsables de lo que hicieron y que reparen la falta, sin ingresar en una judicialización que los etiquetará”, finalizó.