miércoles, octubre 27, 2021

Es el Día Internacional Contra la Trata de Personas

Trata de PersonasEl Ministerio de Desarrollo Social, por intermedio de la Secretaría Nacional de Niñez,  Adolescencia y Familia (SENAF), viene desarrollando acciones de asistencia técnica, asistencia a víctimas de trata de personas, capacitación, jornadas de intercambio, congresos, articulación con organismos gubernamentales, elaboración de documentos y campañas de difusión y sensibilización masiva sobre el tema. Asimismo, cuenta con áreas específicas, como Prevención de la Explotación Sexual Infantil y Trata de Personas, porque la problemática, según la mirada del  Estado nacional, debe ser abordada como una vulneración de los Derechos Humanos que puede ser combatida con la prevención si comprendemos que “Sin clientes no hay trata”.

Para que exista la trata es fundamental la figura del denominado “cliente o usuario”, ya  que es quien fomenta el círculo de explotación. Los usuarios de la prostitución, los  propietarios de esclavos o los consumidores de productos fabricados por víctimas de la  trata, entre otros, son responsables de generar la demanda que propicia la trata de  personas.

Sin este agente la trata no existiría, porque si no hubiese un mercado para “vender la  mercancía” no existirían ni los talleres clandestinos, ni las granjas clandestinas, ni los  prostíbulos y whiskerías donde se vende a estas víctimas.

El delito de trata de personas representa una grave violación a los derechos humanos: vulnera el derecho a la libertad, a la salud, a la educación y a la identidad, entre otros  derechos fundamentales, y es la tolerancia social la que al naturalizar estas prácticas  esclavistas posibilita que estos derechos sean violados.

Cabe destacar que hay un tipo de cliente, consumidor o usuario en particular que la  sociedad tiende a no identificar y responsabilizar; este es el cliente de la trata con fines de explotación sexual. Esto se debe específicamente a problemas sociales aún existentes, como la discriminación de género, la naturalización del consumo de prostitución, la falta de educación cívica y ciudadana basada en los derechos humanos, los prejuicios sociales existentes, etcétera.

Los clientes de trata sexual son aquellas personas que hacen uso y abuso del cuerpo de las personas, especialmente de mujeres y niñas. Estos clientes se amparan en el anonimato que les confiere el prostíbulo. No solo buscan placer en la relación sexual sino que están motivados por el poder que les representa el abuso. El placer hallado en la dominación frente a un otro incapaz de defenderse. El disfrute por el solo hecho de sentirse poderosos frente a la sumisión de otro que es obligado, muchas veces bajo amenaza, a “ofrecer los servicios sexuales” a cambio de preservar sus vidas y las de sus familias.

Este actor perpetuador de la trata de personas es invisibilizado en su responsabilidad y desprovisto de la condena social, porque su conducta está legitimada y naturalizada, por lo que suele mal llamarse una “necesidad sexual”.

Continuar invisibilizando la figura del denominado “cliente o usuario” hará que la atención continúe recayendo en la víctima, estigmatizándola, discriminándola; que se perpetúen las diferentes formas de explotación y se promuevan y refuerzan estereotipos patriarcales que reducen a la mujer al lugar de objeto/mercancía de consumo.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias