miércoles, septiembre 22, 2021

Un Plan de Desarrollo Urbano evitaría una situación como la vivida en La Plata

A través de un mensaje la Sociedad de Arquitectos de 9 de Julio, señalan que ante el avance la Ciudad y una adecuada planificación en la forma que ha crecido de no realizarse obras en forma urgente y direccionada, las consecuencias serían imprevisibles dice el texto que firma su Presidente Tago Erbiti y su Secretario Walter Torres al que titulan “9 de Julio, inundación y después”.
El mismo expresa que las recientes inundaciones en Buenos Aires, Gran Buenos Aires y La Plata con el increíble saldo de muerte y espanto, como simples ciudadanos y habitantes de esta ciudad nos sentimos conmovidos y perturbados, ya que conocidos, amigos o familiares han sido afectados directamente o perdieron la vida en esta catástrofe; y al preguntarnos que nos sucedería a nosotros habitantes de 9 de Julio, la respuesta nos invita a reflexionar en se hace necesario, no ya contar con un plan de ordenamiento, sino con un Programa de Desarrollo Urbano que contenga distintos proyectos realistas y realizables elaborados a partir de una concepción irrenunciable de Política  de Estado, y como tal, llevada adelante de manera participativa – en distintas escalas – involucrando a vecinos, dirigencia política e institucional, profesionales, técnicos, en la que conceptualizando  planes y acciones, metodología mediante se puedan alcanzar resultados que nos permita vivir en una ciudad segura, con las obras y el equipamiento necesario y adecuado en los distintos barrios de nuestra ciudad, evitando potenciales riesgos de consecuencias inimaginables.
En la actualidad la ciudad como organismo vivo, nos interpela preguntándonos a todos nosotros, que podemos hacer por ella. Si la respuesta tardara en llegar o fuera la equivocada,  sufriremos todas las consecuencias de ello. Actuemos responsablemente para que esto no ocurra y estemos a la altura de esta bella y joven ciudad de casi 150 años de edad, reflexionan los profesionales.Proyecto Urbanístico
En la misma nota dan cuenta como se fue haciendo el crecimiento de 9 de Julio.
No es el primer cambio de escala que sufre y transforma a nuestra ciudad. Se puede sintetizar de la siguiente forma: El primero consolidó el sector de los cuatro Ríos; el segundo se asentó dentro de los límites de la Avenidas de circunvalación y sectores aledaños al  Ferrocarril Sarmiento y el tercero ya sobrepasó las circunvalaciones para ocupar espacios y suelos de predominancia rural con diversos emprendimientos y actividades de variados tipos. Es decir, 9 de Julio crece y se densifica habitacionalmente a nivel horizontal y en altura – esto último – ya como expresión del complejo urbano inmobiliario que le ocurre a cualquier ciudad que tenga un creciente mercado de edificación. En todos estos cambios,  la ciudad fue asumiendo estos desafíos y brindando respuestas técnico-políticas de relativo éxito en sucesivas administraciones municipales.
Hoy frente a la compleja situación de la ciudad, el nivel y calidad de esas respuestas deben ser superadoras de aquellas otras. Ya desde fines de la década del 70, nuestra ciudad tiene una saludable historia en plantearse la cuestión urbana mediante herramientas adecuadas como lo fueron los distintos planes de ordenamiento urbano en base a la Ley provincial del Uso del Suelo N° 8912. Fue  9 de Julio una de las pocas ciudades de la provincia que implementó dicha Ley. Posterior a ello, el último plan urbano implementado fue realizado a mediados de la década de los 90.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias